Potencias pactan para forzar diálogo entre sirios

Los jefes de la diplomacia rusa y de E.U, Lavrov (Izq.) y Kerry (Cen.), durante el anuncio. FOTO AFP

Los jefes de la diplomacia rusa y de E.U, Lavrov (Izq.) y Kerry (Cen.), durante el anuncio. FOTO AFP

AFP – Con el acuerdo entre EE.UU. y Rusia en el que dan el plazo de una semana para el cese de hostilidades en el conflicto sirio, la presión recae sobre los bandos que iniciaron la contienda en 2011, en plena “primavera árabe”: régimen y oposición.
El secretario de Estado de EE.UU, John Kerry, y el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, acordaron ayer, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich, forzar el cese de la violencia en Siria en dicho plazo.
“Hemos pactado la implementación de un cese de hostilidades en todo el territorio sirio, previsto para iniciar en una semana. Eso es ambicioso, pero todos estamos determinados a avanzar lo más rápido posible para lograr esto. Eso aplicará para todos los bandos, con excepción de los grupos terroristas Daesh (Estado Islámico) y Al Nusra, designados como tal por el Consejo de Seguridad de la ONU”, aseguró Kerry en una rueda de prensa conjunta con su similar ruso.
Otro objetivo prioritario que se trazaron las dos principales potencias fue el de intensificar la ayuda humanitaria en dicho país y redoblar los esfuerzos que permitan que esta llegue a quienes las necesitan en los lugares golpeados por la guerra.
“También hemos acordado acelerar y expandir la entrega de ayuda humanitaria, algo que iniciará inmediatamente. Dentro de una semana tendremos apoyo sostenido en Siria. Primero en las áreas que más lo necesitan: Deir Ezzor, suburbios de Damasco, Madaya, y Kafr Batn. Después en las zonas de difícil acceso”, agregó.
“Estos acuerdos se suscribieron con unanimidad, pero lo que necesitamos ver ahora son acciones concretas en el terreno. Se acordó hacer todo lo que esté al alcance de nuestras manos para lograr este objetivo”, concluyó.
Una tarea compleja
Kerry informó que para avanzar en este sentido pactó iniciar un grupo de trabajo en la ONU con una presidencia compartida por Rusia y E.U. Asimismo, que el cese de hostilidades contempla otras excepciones: permite las acciones defensivas y las operaciones contra grupos terroristas.
Consultado por EL COLOMBIANO, Hasan Turk, internacionalista, docente y experto en Medio Oriente, no ocultó su escepticismo: “Será muy difícil que las partes lleguen a una tregua en este tiempo. En especial para la oposición, que está fraccionada en muchos sectores y podría ver diferentes reacciones. Hay mucha sangre derramada, odio y crímenes entre ambas partes, y en el mejor de los casos, en cualquier momento podría haber algún enfrentamiento que daría fin a ese plan”.
Medios internacionales y expertos afirman que en caso de que la tregua y el proceso de diálogo que se adelanta en Ginebra fracasen, las potencias occidentales tendrían en cuenta la propuesta saudí de una intervención terrestre.
Para Turk dicho escenario sigue estando lejos de ser una realidad, dado que existen factores geopolíticos que podrían hacer de la intervención sunita algo contraproducente en todos los sentidos.
“Hace pocos días, el Kremlin se expresó sobre ese tema en particular, y advirtió que un hecho de esas características podría provocar un conflicto de tal magnitud y complejidad que se podría denominar, sin lugar a dudas, la Tercera Guerra Mundial. Una intervención así, incluso con el fracaso de las negociaciones, dividiría a las potencias occidentales y no suscitaría el apoyo de todas ellas”, explicó.
“Además, dicho acto sería más en contra de Irán y sus intereses en la región, que en busca de soluciones, y las potencias no quieren un retroceso con ese país”, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.