No se puede hablar de una tendencia definitiva en primarias de EE. UU.

A pesar del resultado favorable para Trump y Sanders en Nuevo Hampshire, todavía falta mucho camino.

Foto: Efe, Reuters y Bloomberg En orden, los demócratas Bernie Sanders y Hillary Clinton, y los republicanos Ted Cruz y Do

Foto: Efe, Reuters y Bloomberg
En orden, los demócratas Bernie Sanders y Hillary Clinton, y los republicanos Ted Cruz y Do

Por: Con EFE y AFP – Los resultados de las primarias de New Hampshire, aunque decisivos y contundentes para el republicano Donald Trump y el demócrata Bernie Sanders, hicieron poco por aclarar la confusión sobre quién será finalmente el elegido como el candidato de los dos partidos que disputarán la presidencia de Estados Unidos el 8 de noviembre.

El triunfo de Trump consolida su condición de favorito para obtener la nominación del conglomerado opositor en la carrera a la Casa Blanca del 2016.La campaña poco tradicional del empresario se ha caracterizado por sus llamados a deportar a los inmigrantes ilegales y a prohibir temporalmente el ingreso de musulmanes a Estados Unidos. Trump quedó primero con el 34 por ciento de los votos.

El gobernador de Ohio John Kasich, de 63 años, ocupó el segundo lugar con un 16 por ciento, dijo la cadena CNN, basado en un estimado de un 67 por ciento de los resultados.

Trump felicitó a los otros candidatos en la carrera, pero prometió volver pronto a su enfoque agresivo. “Mañana: bum, bum,” dijo, imitando los gestos de un boxeador, mientras que sus seguidores vitoreaban.

Por su parte, Sanders tenía el 60 por ciento de los sufragios demócratas sobre la base de un 66 por ciento de los resultados, por delante de Clinton, con el 38 por ciento. Clinton, de 68 años, felicitó a Sanders en un discurso ante sus partidarios. “Juntos hemos enviado el mensaje que resonará desde Wall Street a Washington, desde Maine a California, y es que el Gobierno de nuestro gran país pertenece a todas las personas y no sólo a un puñado de contribuyentes de campaña ricos”, dijo Sanders, de 74 años, en su discurso de la victoria.

Para Anthony Corrado, profesor de Política en el Colby College de Maine, “nunca nadie había ganado unas primarias en Nuevo Hampshire por un margen tan alto”, apuntó Corrado.

El mayor activo de Sanders son los jóvenes entre 18 y 29 años, que apoyaron al legislador en un 83 % en Nuevo Hampshire, un estado que sin embargo no representa a EE. UU. demográficamente porque más del 90 % de la población es blanca y casi no hay presencia de minorías, grupos que apoyan más a Clinton.

Consciente del terreno hostil en Nuevo Hampshire, la ex primera dama no perdió el tiempo y, justo antes de las primarias, viajó a la ciudad de Flint (Michigan), inmersa en una fuerte crisis sanitaria y de gran peso de población negra, composición similar a la de Carolina del Sur, donde los demócratas celebran primarias el 27 de febrero.

Los hispanos también podrían jugar a favor de Clinton en Nevada, donde su campaña lanzó un anuncio en español. Nuevo Hampshire también sirvió para reforzar a Trump, que lleva las de ganar en las primarias republicanas de Carolina del Sur, el 20 de febrero, donde las encuestas le confieren un 36 % de apoyo por encima de los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, según la media de los sondeos de la web Real Clear Politics. “El primer paso para demostrar que eres un ganador es ganar. Y eso es lo que hizo ayer Trump”, apuntó Corrado.

Los próximos estados en el calendario son Carolina del Sur y Nevada, con gran presencia de hispanos, y a los que seguirá una decena de estados, entre ellos Alabama, Arkansas, Colorado, Georgia, Massachusetts, Texas y Virginia, que el 1 de marzo celebran el famoso y crucial “supermartes”.

Los estados del sur son precisamente los que pueden ser más difíciles para Trump por la gran cantidad de evangélicos que ya lo golpearon en Iowa, donde quedó en segundo puesto.

Los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, que quedaron en los caucus de Iowa en primer y tercer lugar, respectivamente, podrían encontrar la luz en estos estados, tradicionalmente más conservadores, pero la posibilidad de convertirse en el candidato “alternativo” a Trump se les podría complicar con el sorprendente segundo puesto que logró este martes, con un 15,8 %, el gobernador de Ohio, John Kasich.

El mayor desafío para Kasich ahora es conseguir extender su campaña, hasta ahora concentrada en Nuevo Hampshire, al resto del país, donde otros republicanos con posiciones parecidas a la suya le ganan en popularidad, como los propios Rubio o Cruz y el exgobernador Jeb Bush, hermano e hijo de expresidentes. Quedan 271 días para las elecciones presidenciales de EE.UU. y mucho puede cambiar, pero lo que las primarias de Nuevo Hampshire han demostrado es el descontento de los ciudadanos con la dirección del país, aunque la solución -en voz de Trump o de Sanders- tiene recetas casi irreconciliables.

Con EFE y AFP

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.