La pelea de Rafael Correa con los militares por plata de pensiones

La polémica se dio tras orden del Presidente a Fuerzas Armadas de devolver 41 millones de dólares.

Por: SANDRA RAMÍREZ CARREÑO

Foto: EFE Cientos de personas se manifestaron el miércoles a favor de la postura del presidente de Ecua

Foto: EFE
Cientos de personas se manifestaron el miércoles a favor de la postura del presidente de Ecua

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, libra un nuevo combate, esta vez con las fuerzas militares de su país.

El polémico enfrentamiento, que ya completa una semana, comenzó después de que varios responsables del Comando Conjunto hicieron público su desacuerdo con la orden del Presidente para que el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) le devolviera 41 millones de dólares al Ministerio del Medio Ambiente que, según un informe de la Procuraduría General, hacían parte del sobrecosto pagado por un terreno en Guayaquil en el que se construyó un parque y que, de acuerdo con el avalúo municipal, costaba US$ 7,3 millones.

“Los recursos de la seguridad social militar pertenecen a los soldados en servicio activo y pasivo y a sus familias, por lo que es obligación del Estado su protección y preservación”, había dicho el jefe del Comando Conjunto, Luis Garzón.

El pronunciamiento de los militares irritó al mandatario ecuatoriano, quien anunció la destitución de toda la cúpula militar en su cuenta de Twitter al decir que no permitirá “que nadie manipule ni a los soldados ni al país”.

En opinión de algunos expertos, la decisión de Correa fue exagerada. “Un problema administrativo que tenía que resolverse por la vía judicial termina descabezando al alto mando. Eso es muy grave”, señaló en diálogo con EL TIEMPO el analista político Simón Pachano.

“Pero esa es la lógica de Correa: mostrar que tiene poder y dar lecciones”, afirmó, por su parte, a este diario el sociólogo ecuatoriano Jorge León.

La polémica no ha cesado. El miércoles, decenas de miembros retirados de las Fuerzas Armadas protestaron frente al Ministerio de Defensa en Quito para pedir la salida del presidente por la decisión sobre el Issfa, argumentando que lo que busca Correa es “echar mano de las pensiones” de los militares.

Los manifestantes, que portaron carteles que decían “Fuera Correa, fuera”, “Basta ya” y “Fuerzas Armadas y policía no sirvan al tirano”, temen problemas de financiamiento en el Issfa en una coyuntura económica que no favorece al Ecuador.

“El país está pasando por una situación muy difícil por la caída de los precios del petróleo, y esto ha llevado a que el Gobierno busque recursos en cualquier lugar, y uno de ellos es el sector militar”, señala Pachano.

Analizar montos

El mismo Correa y sus funcionarios más cercanos han dicho públicamente que es momento de “discutir y analizar” el monto de las pensiones que reciben los militares para “que no haya discriminación”, según le dijo a Ecuavisa el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mora.

Sin embargo, expertos estiman que se trata más de una amenaza, pues la reducción de las pensiones de los militares es inconstitucional y lo más realista podría ser el congelamiento de las pensiones de los militares de más alto rango, para así disminuir la brecha con respecto a los de menor rango.

Pero para León, la solicitud de la devolución del dinero al Issfa y la discusión sobre los montos de las de los militares va más allá y se suma al interés político y a la necesidad de Correa de “tener a las Fuerzas Armadas en el bolsillo”.

“El Presidente se ha encargado de reducir la fuerza económica del sector militar, que, después de la Iglesia, es la institución más respetada del país y que llegó a ser dueña de terrenos e industrias que, por ejemplo, se encargaban de la elaboración de uniformes y dotación de las Fuerzas Armadas”, añade.

De hecho, el presidente Rafael Correa envió un fuerte mensaje el fin de semana en el que enfatizó que en Ecuador “nadie está por encima de la Ley” y que no va a permitir que “no le hagan caso”, haciendo referencia directa a los militares.

“Las Fuerzas Armadas son una institución muy importante, pero el Estado y la patria no empiezan ni terminan con las Fuerzas Armadas. Son servidores públicos también en función del bien común”, señaló Correa.

Como ha pasado con anterioridad, el correísmo lanzó a las calles a cientos de sus seguidores para que se manifestaran a favor de la decisión del Presidente.

El último episodio de la pelea tuvo lugar ayer, cuando se conoció la destitución del director del Issfa, Freddy García, quien fue culpado por el Ministerio de Defensa de la crisis que se desencadenó con el cambio de cúpula en las Fuerzas Armadas.

“Realmente ha habido mala voluntad, mal asesoramiento de este funcionario y ha generado un problema de consecuencias enormes, cuando era un problema fácilmente solucionable”, señaló el ministro de Defensa, Fernando Cordero.

Y aunque todavía no está claro si el enfrentamiento va a escalar más, no es una buena señal que, al borde de la crisis económica que empieza a enfrentar Ecuador, el Presidente esté de pelea con las FF. AA.

SANDRA RAMÍREZ CARREÑO
Redacción INTERNACIONAL

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.