El azufre en la AEE se limpiaba con liquid paper insiste deponente en vistas públicas

Fachada de AEE edif. Central  .(Fotos: Luis Alberto Lopez)

Fachada de AEE edif. Central
.(Fotos: Luis Alberto Lopez)

EL CAPITOLIO  – En su segundo día de comparecencia ante la Comisión Especial que investiga la compra de combustible en la Autoridad de Energía Eléctrica, el exdirector del Laboratorio de Control Ambiental de la agencia, Abraham Ortiz Chárriez, amplió su explicación sobre la existencia de un supuesto esquema de corrupción que le ha costado millones de dólares a la corporación pública.

“El contralor saca un informe con deficiencias y no hacen nada; la corte federal determina que hubo falsificaciones en más de 500 cargamentos (de combustible) y no hacen nada; tienen casos en los tribunales que certifican lo mismo y no hacen nada; hay auditorías internas y no hacen nada. Lo que hacen es alterar y falsificar el informe de las irregularidades para que no se sepan. Entonces traen una firma externa certificadora que confirma lo mismo y usted no hace nada, entonces usted no hace nada a propósito. Eso es un esquema y lleva años funcionando”, dijo Ortiz Chárriez en las vistas publicas que preside el senador Aníbal José Torres.

Durante la audiencia salieron a relucir nuevamente las supuestas alteraciones que se hicieron con líquido corrector en el laboratorio Inspectorate, a los informes que evidenciaban el contenido de azufre de los hidrocarburos adquiridos por la AEE, que a juicio del deponente le costaron a la corporación pública cerca de 500 millones de dólares.

“Si las muestras de combustible daban resultados altos en azufre, alguien en el laboratorio, que resultó ser el gerente, instruía a su secretaria a que tachara con liquid paper los resultados altos en azufre y sustituyera por unos resultados falsos que aparentaban ser aceptables y, según la sentencia del tribunal, eso pasó en cerca de 500 cargamentos de combustible para la Autoridad”, subrayó el exfuncionario.

“La Autoridad hace eso con pleno conocimiento. Lo hacen a propósito y con conocimiento y desde hace muchos años, aun cuando saben que están recibiendo combustible fuera de especificaciones”, añadió.

A preguntas del presidente del Senado, Eduardo Bhatia, sobre si en efecto había una situación de “pitcher y cátcher” en la que funcionarios se beneficiaron, Ortiz Chárriez fue categórico, al tiempo que refirió como una de las razones por las cuales el director de la Oficina de Combustible de la AEE, William Clark, resultaba inamovible.

“Entiendo que ese es uno de los factores importantes que impedían a los directores ejecutivos hacer algo con William Clark. Habían influencias externas que lo mantenían en el puesto porque era esencial para que este esquema continuara funcionando”, sostuvo.

“Me parece que tanto la comisión como el pueblo no son bobos y todo el mundo sabe que aquí hay mucho dinero envuelto, muchos millones y si alguien no hace nada para corregir una irregularidad que se traduce en costos mayores para el pueblo, es muy razonable pensar que puede haber un beneficio detrás de esa inacción”, sentenció.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.