¿Declaraciones del Papa sobre Trump afectarán su campaña presidencial?

Por: EFE – REDACCIÓN INTERNACIONAL | 12:01 a.m. | 19 de febrero de Para los analistas no es claro que comentarios de Francisco perjudiquen de algún modo al magnate.

IMAGEN-16514150-2“Una persona que quiere construir muros y no puentes no es cristiana”, aseguró este jueves el papa Francisco ante la pregunta de un periodista en el avión que lo trasladaba desde México hasta Italia. La referencia es directa hacia Donald Trump, líder en las encuestas y reciente ganador en las elecciones primarias en el estado de Nuevo Hampshire por el Partido Republicano, quien ha hecho de la idea de construir un gigante muro de 2.500 kilómetros en la frontera mexicana su principal estandarte de batalla.

Aguijoneado por el periodista, el Papa aseguró no querer involucrarse en la campaña presidencial. “Votar o no votar, yo en eso no me meto”, fueron sus palabras, pero, de hecho, ya entró en el juego siendo motivo de la ira del magnate neoyorquino, quien, al saber de su pronunciamiento, dijo que el pontífice estaba siendo usado como un “peón” del debate migratorio. “Que un líder religioso cuestione la fe de alguien es vergonzoso”, dijo Trump durante un acto proselitista de cara a las primarias en Carolina del Sur.

El pontífice ya ha comenzado a ser criticado también por los seguidores de Trump en Twitter, quienes acompañan sus palabras con imágenes de las murallas vaticanas, dando a entender que existiría una contradicción entre las convicciones de Francisco y los hechos. El Vaticano aclaró que Francisco no hablaba como un líder político, sino “como un hombre de fe”.

“La política no es el oficio del Papa. Es un hombre de fe. Pero no hay que sorprenderse si su mensaje pastoral tiene repercusiones políticas y sociales”, advirtió Federico Lombardi, portavoz del Vaticano. El pontífice denunció en México la “tragedia humana” que sufren los migrantes cuando huyen de la violencia y la pobreza de sus países, en una misa oficiada antes de su regreso, justamente en el punto de la frontera entre México y Estados Unidos, por donde pasan millares de indocumentados en busca de una vida mejor y donde Trump desea construir el muro.

Ahora, no es claro qué tanto daño le pueden causar a la campaña de Trump las palabras del Papa, si se piensa que muchos católicos tienen en mente apoyar su aspiración. El voto de los católicos (68 millones de creyentes) junto con el de otras confesiones cristianas tiene un gran peso en Estados Unidos.

Pero la injerencia de un papa en una campaña electoral es rara en la historia contemporánea y es, ciertamente, vista con desconfianza en Estados Unidos, país tradicionalmente receloso de una influencia desmedida de lo religioso en las directrices políticas y económicas.

Michael D. Tanner, analista del Instituto Cato, con sede en Washington, le aseguró a EL TIEMPO que “es muy probable que las críticas papales no le hagan daño a Trump”.

“Las opiniones sobre su proceder a veces están muy polarizadas y la gente lo puede amar u odiar. De él no es muy probable que en el corto plazo cambien de opinión”, añadió Tanner.

Si se trata de establecer ganadores y perdedores, puede que Francisco salga peor librado por el bajo nivel del discurso político de Trump, en cuyas pocas profundidades es rey. “Creo que el Papa saldrá más herido de esto que el mismo Trump. La gente en este país no toma esta clase de pronunciamientos seriamente”, le aseguró a CNN el líder evangélico Jerry Falwell Jr.

Incluso Jeb Bush, rival de Trump, fustigó al pontífice por sus pronunciamientos de orden político. “Creo que como católico está bien obtener orientación del Papa. Pero ciertamente no en política económica o ambiental”, aseguró este jueves el menor de la dinastía Bush, de familia cristiana metodista. Jeb se convirtió al catolicismo, la religión de su esposa, la mexicana Columba Garnica.

Más allá de cálculos electorales, nadie ha logrado hablarle tan duro al magnate.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.