CBP arresta dominicanos que intentaron viajar a Connecticut y Nueva York

cbp8652517407_042f310079_b-9SAN JUAN  – Oficiales del Negociado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) arrestaron esta semana a dos dominicanos que habían sido deportados intentando abordar sendos vuelos con destino a Nueva York y Connecticut.

“Los oficiales de CBP están atentos para detectar los viajeros que intentan ocultar violaciones anteriores de inmigración con el fin de permanecer en los Estados Unidos”, afirmó en un comunicado Marcelino Borges, director de Operaciones de Campo para Puerto Rico y las Islas Vírgenes de Estados Unidos.

Según el funcionario, Ramón Antonio Riveras Batista, compareció el martes ante la juez federal Silvia Carreño Coll, para la lectura de cargos al acusársele de violar la ley federal que prohíbe reingresar a Estados Unidos tras una previa deportación. Riveras Batista fue hallado el domingo en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín (AILMM) en Carolina, en un intento de abordar un vuelo con destino al aeropuerto internacional de Bradley en Hartford, Connecticut. El individuo afirmó ser un visitante de placer a los Estados Unidos y presentó su pasaporte de República Dominicana como prueba de identidad.

De otra parte, Guillermo Beato Vásquez comparecería el jueves ante la misma juez para la lectura de los mismos cargos. Éste fue encontrado el miércoles en el AILMM mientras intentaba abordar un vuelo con destino al aeropuerto internacional John F. Kennedy de Nueva York. El sujeto presentó su pasaporte de la República Dominicana como prueba de identidad.

Las autoridades federales precisaron que en una inspección secundaria, una base de datos biométrica reveló que Riveras Batista se declaró culpable en el Tribunal de los Estados Unidos, Distrito de Puerto Rico por una violación de la ley federal de inmigración. Admitió volver a entrar ilegalmente a Puerto Rico en diciembre de 2011. Mientras tanto, Vásquez cumplió una condena en el complejo correccional de Bayamón donde fue encontrado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés). Fue deportado en el 2009. Admitió haber reingresado en octubre de 2015.

Los oficiales de CBP presentaron el caso ante la consideración al fiscal Federal Kelley Zenon quien acepto el encausamiento. De ser declarado culpables, ambos acusados podrían ser multados, encarcelado no más de dos años, o ambas penas. Todos los acusados se presumen inocentes hasta que se declara culpable en un tribunal de justicia.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.