Supremo venezolano anula elección de tres diputados opositores

Decisión dejaría a oposición sin dos terceras partes de Asamblea. MUD dice que no acatará decisión.

Por: VALENTINA LARES MARTIZ

Foto: AFP El Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela (TSJ)

Foto: AFP
El Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela (TSJ)

En menos de 48 horas, la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano anuló la proclamación de tres diputados de la oposición elegidos en las parlamentarias del pasado 6 de diciembre, con lo cual no podrían asumir las curules en la instalación de la nueva Asamblea Nacional, y la oposición perdería la mayoría calificada –los dos tercios– de la unicámara.

La noche del martes se conoció la decisión de la Sala Electoral –que suspendió sus vacaciones de diciembre para aceptar las peticiones del partido de gobierno– de dar curso a las 7 solicitudes de impugnación introducidas por el oficialismo y que cuestionan la elección de nueve diputados de la oposición. (Lea también: Justicia venezolana suspende elección de tres diputados opositores)

Sin embargo, solo aceptó otorgar una de las siete solicitudes de medidas cautelares solicitadas junto con la impugnación, y con las que pedían la suspensión de los resultados de la elección.

Específicamente, dejó sin efecto la elección de los diputados correspondientes al estado Amazonas, tres opositores y uno del propio Partido Socialista Unido de Venezuela. (Además: Oposición venezolana busca apoyo ante el ‘golpe’ del oficialismo)

Vale decir que la medida cautelar otorgada fue solicitada el martes –las otras seis fueron solicitadas el lunes– y que el estado Amazonas ha sido señalado por el oficialismo como una de las regiones donde la oposición habría “comprado” votos a su favor, según palabras de varios miembros del alto Gobierno y el Legislativo.

Recusación

Anticipándose a cualquier decisión adversa, los diputados electos de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) cuestionados por el partido de gobierno acudieron en la mañana del martes a la sede del Supremo para recusar a los cinco magistrados de la Sala Electoral por su estrecha vinculación con el oficialismo.

Destacaron particularmente el caso del diputado por el PSUV Cristian Zerpa, electo la semana pasada como magistrado por la saliente Asamblea Nacional. (Lea: Oficialismo venezolano impugna elección de noveno diputado opositor)

Minutos después de conocida la postura de la Sala Electoral, la MUD calificó de “insólita” la decisión y advirtió que el venidero 5 de enero, fecha de la instalación de la nueva Asamblea Nacional, los 112 diputados de sus filas serán juramentados.

De este modo queda planteado abiertamente un escenario de confrontación entre los poderes públicos venezolanos.

“Un TSJ vacacional no puede mutilar la representación nacional elegida por el pueblo soberano”, dice parte del comunicado. “Una Sala Electoral con la mayoría de sus miembros titulares de viaje, incorporando a otros de reciente y aún más dudosa legitimidad en su designación, no está en capacidad de vulnerar, modificar o cercenar al Poder Legislativo escogido mediante el voto popular. La insólita decisión del TSJ que deja sin representación parlamentaria a todo el estado Amazonas es una declaración de rebeldía de la burocracia derrotada frente a la legítima decisión del pueblo”.

En ello advierte la coalición opositora que el oficialismo estaría promoviendo la violencia ante el desconocimiento de la voluntad popular expresada el 6 de diciembre, cuando logró superar al oficialismo con más de dos millones de votos de ventaja.

“Al tratar de bloquear la salida electoral a la crisis nacional, la burocracia derrotada promueve violencia. Por esto decimos a todos los venezolanos, con o sin uniforme, sean del partido que sean, y a toda la comunidad internacional, que con más firmeza que nunca perseveraremos en el camino del cambio pacífico y democrático”, señaló la MUD.

Denuncia internacional

Ante estas acciones, la MUD difundió este miércoles una carta dirigida a la OEA, Naciones Unidas, Unión Europea, Unasur y Mercosur, para denunciar un supuesto “golpe judicial”.

“El país, la región y el mundo están ante un intento de golpe de Estado judicial contra la decisión del pueblo venezolano expresada en las mesas de votación”, dice la misiva firmada por Torrealba y publicada en la página web de la alianza opositora.

“Desafiando la voluntad del pueblo expresada en las urnas, y utilizando un poder judicial colonizado por el partido de gobierno, el oficialismo pretende hoy desconocer los resultados electorales que ellos mismos reiteradamente llamaron a respetar”, dice la carta.

Se indica además que el recurso contra los ocho diputados electos se hizo “incumpliendo lapsos, violentando instancias, poniendo a decidir a magistrados que son al mismo tiempo juez y parte”.

En este escenario, la Mesa de Unidad Democrática pide a cada uno de los encargados de estos organismos internacionales “que, desde su alta posición, active los mecanismos que estén a su alcance para lograr que la democrática y pacífica voluntad de cambio del pueblo venezolano sea respetada”.

VALENTINA LARES MARTIZ Corresponsal de EL TIEMPO Caracas

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.