Primera adopción por una pareja del mismo sexo en la Isla

CABE 2SAN JUAN- El Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE) celebró el miércoles, la decisión del Tribunal de Primera Instancia, Sala de San Juan, de darle paso a la adopción de quien en adelante se conocerá como Juliana María Acosta Vélez, hija de la doctora Ángeles Acosta Rodríguez y la doctora Carmen Milagros Vélez Vega.

Esta es la primera adopción por una pareja homoparental en la historia de Puerto Rico. Es la segunda vez en 10 años que este caso es traído ante la consideración del Tribunal. Se informó que en el 2005 había sido presentado y luego de un prolongado proceso judicial en el año 2013, el Tribunal Supremo de Puerto Rico negó la adopción a Juliana meramente porque ella tiene dos mamás.

“Esta decisión marca un logro importante para las comunidades LGBTT en Puerto Rico, para la niñez puertorriqueña y para el reconocimiento legal de otras configuraciones de familias que tienen igual derecho a las protecciones que tienen las restantes familias en nuestro País”, apuntó el Lcdo. Osvaldo Burgos Pérez, portavoz de CABE en un comunicado de prensa.

“Ha sido un camino largo, tortuoso y difícil para esta familia, pero al fin Juliana puede sentirse legitimada como persona y como familia así como reconocida como una persona con los mismos derechos que tiene cualquier otro niño o niña de nuestro País”, añadió el licenciado Burgos Pérez.

CABE plantea que es momento de celebración, pero también de reflexión sobre el camino que queda por recorrer en la búsqueda de la plena Equidad. “Aún quedan muchos niños y niñas en nuestro País que no tienen igual protección de las leyes meramente por la forma en que están configuradas sus familias. Por ello es preciso hacer un llamado al Estado y en particular a la Legislatura y al Ejecutivo sobre la imperiosa necesidad de atemperar el Código Civil de Puerto Rico a las nuevas realidades tanto de hechos como jurídicas sobre la diversidad de familias, así como atender los proyectos pendientes como el Proyecto del Senado 437 que atiende parte de este asunto”, puntualizó Burgos Pérez.

“A un día de que se celebre el aniversario número 67 de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, todavía queda mucho camino por recorrer en nuestro País para que todas las personas sean tratadas dignamente sin importar sus identidades o las de sus familiares. Hoy Juliana tuvo esa oportunidad y la celebramos, pero también queremos ver el día en que a todos los niños y niñas se les reconozca como sujetos de derecho sin importar la configuración de familia dentro de la que viven”, finalizó Burgos Pérez.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.