No se oirá al pueblo trabajador en vistas del Senado federal

Senado USASAN JUAN – El candidato a la gobernación por el Partido del Pueblo Trabajador (PPT), Rafael Bernabe denunció el martes, que los intereses de la mayoría en Puerto Rico no están representados en las vistas que celebra la Comisión de lo Jurídico del Senado de Estados Unidos sobre la situación económica del país.

“Todos los deponentes tienen en común el hecho de que anteponen los intereses de las corporaciones y los bonistas a los intereses del pueblo trabajador. La realidad es que en estas vistas nadie representa al pueblo. El pueblo es el gran ausente: van los grandes intereses, sus ideólogos y los partidos a su servicio. Se oirán las voces de todo el mundo menos las del pueblo trabajador”, dijo Bernabe enun comunicado de prensa.

El portavoz señaló que los partidos representados por dos de los deponentes, el gobernador Alejandro García Padilla y el comisionado residente Pedro Pierluisi, “son igualmente responsables de endeudar al país, igualmente responsables de querer resolver la crisis a costa del pueblo trabajador (con medidas como la ley 7 y la ley 66 para dar dos ejemplos), e igualmente promotores de medidas de ajuste fiscal que son injustas y contraproducentes”.

Bernabe añadió que otra de las participantes en las vistas, la casa acreditadora Moody’s, tiene como función velar por los intereses de los bonistas y es ella misma una gran empresa de Wall Street, comprometida, no con el bienestar del 99 por ciento de la gente, sino del 1 por ciento más rico. “También depondrá el American Enterprise Institute, un conocido ‘think tank’ de la derecha conservadora, promotor activo y destacado de la agenda privatizadora y favorable a las grandes corporaciones. Este instituto ha sido y es defensor de la reducción de impuestos a las corporaciones, de los recortes al gasto social (incluyendo el seguro social y los apoyos a personas pobres y desempleadas), de la reducción de derechos de los trabajadores y las trabajadoras, y enemigo de la legislación protectora del ambiente. Se oponen a la creación de un seguro de salud universal, entre otras medidas necesarias para lograr mayor justicia social. Son todas políticas que afianzan la desigualdad social y la destrucción ambiental. Por ahí no están las soluciones que Puerto Rico ni el pueblo trabajador de Estados Unidos necesita”, afirmó.

Por último, Bernabe señaló como otro elemento ajeno a los mejores intereses del pueblo al economista Carlos Colón de Armas. “He podido compartir con él en varios foros, y él considera que la deuda de Puerto Rico debe pagarse. Además, niega que exista en Puerto Rico un problema de fuga de ganancias y que esa estructura dependiente de nuestra economía sea una de las raíces de nuestra crisis”, explicó.

Por otro lado, el candidato lamentó la forma errática, irresponsable y destructiva en que el gobierno de Alejandro García Padilla está atendiendo la crisis económica y de la deuda que agobia a Puerto Rico. “La realidad es que para que a uno lo respeten, uno tiene que darse a respetar. Una cosa es negociar, otra cosa es rogar. Para negociar y que se nos respete hay que tener posiciones claras y hay que defenderlas con firmeza. La presente administración ni tiene posiciones claras ni las defiende con firmeza”, señaló.

“Desde enero de 2014 el PPT señaló que la deuda era insostenible, que para pagar la deuda la economía tendría que crecer, pero que no podría crecer agobiada por la deuda. Señalamos que, por tanto, era imperativo no tomar más deuda sino renegociar la deuda existente y que para eso era necesario auditar la deuda y estar dispuestos a suspender los pagos de ser necesario. Era lo único que podría traer a los acreedores a una verdadera negociación y que podía provocar una acción expedita del Congreso. Indicamos que era necesario acompañar esa gestión sobre la deuda con una reconsideración de la política de exención contributiva, para empezar a recuperar parte de las ganancias que hoy se fugan y con un plan de reconstrucción económica que debía someterse también al gobierno federal. Nada de esto se hizo”, criticó.

En cambio, Bernabe recordó que “se nos dijo que renegociar la deuda era imposible. Se emitieron $3.5 mil millones más en deuda en marzo 2014 y se impusieron nuevas medidas contra el pueblo trabajador, como la crudita. Nada se hizo con la política de exención contributiva. Ocurrió lo que predijimos: se perpetuó el estancamiento económico, se empobreció al pueblo y el problema de la deuda, lejos de aliviarse, se agravó. Por fin, con 18 meses de retraso, el gobernador reconoció el 29 de junio pasado que la deuda es insostenible. Pero no se tomaron las acciones indicadas. No se organizó una auditoría. No se elaboró un plan para la suspensión de pagos. Se contó con la buena voluntad de intereses que solo se preocupan por sus ganancias y con la buena voluntad de sectores del Congreso que sabemos apoyan rescatar grandes bancos y empresas pero no a la gente trabajadora. El resultado fue el que predijimos: los bonistas no han querido ceder y el Congreso no ha actuado”.

Bernabe reiteró que “estamos convencidos de que un plan de reconstrucción económica para Puerto Rico, que incluya un revisión de la política de exención contributiva, una renegociación habilitante de la deuda y una aportación federal a dicho plan (y a planes similares en Estados Unidos) es lo que más conviene el pueblo trabajador de Puerto Rico y al pueblo trabajador de Estados Unidos. Pero eso no se realizará si no elaboramos propuestas claras en ese sentido, si no buscamos los aliados que necesitamos para impulsarlas y si no tomamos acciones afirmativas para presionar a los grandes intereses y reclamar la atención del Congreso. Para eso hay que hacer una auditoría ciudadana de la deuda y estar dispuestos a suspender los pagos si es necesario, pero siempre como parte de un plan, no como resultado de la imprevisión, como está ocurriendo en la actualidad”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.