No está de acuerdo AGP con procurador general de EEUU

FortalezaLA FORTALEZA – El gobernador Alejandro García Padilla se mostró en desacuerdo el viernes, con la posición asumida por el procurador general de los Estados Unidos, Donald Verrilli, quien acudió ante el Tribunal Supremo como amigo de la corte en el caso en torno a la doble exposición Pueblo de Puerto Rico vs. Sánchez Valle.

“Estoy convencido de que la postura esbozada por el Procurador General en este caso, aparte de estar reñida con sus posturas previas, es errada. Anticipo que, en armonía con las expresiones previas del Tribunal Supremo sobre el Estado Libre Asociado, la posición de Puerto Rico será validada. Mi administración continuará insistiendo en su posición. Tiene ahora el Tribunal Supremo de Estados Unidos que enfrentar definitivamente este asunto”, dijo García Padilla en declaraciones escritas.

“Inexplicablemente, el Procurador General de los Estados Unidos compareció como amigo de la corte en el caso que está pendiente ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos y alegó – contrario a lo que siempre había alegado su oficina en casos similares – que el Estado Libre Asociado no tiene soberanía propia. Curiosamente, el propio Procurador General señala en su escrito que ha decidido adoptar una posición reñida con las posturas previas de su oficina en cuanto a la soberanía del Estado Libre Asociado. Esa posición del Procurador General es también contraria a toda la jurisprudencia vigente del Tribunal Supremo federal que le reconoce al Estado Libre Asociado un grado de autonomía similar al de los estados de la unión, pues así lo reconoció el Congreso al entrar en un pacto que fue refrendado por la inmensa mayoría del pueblo puertorriqueño en las urnas al aprobar nuestra constitución. Puerto Rico no es un mero territorio, sino que goza de una relación sin paralelo en el andamiaje constitucional estadounidense”, añadió.

“Múltiples tribunales federales, incluyendo tribunales fuera del Primer Circuito de apelaciones al que Puerto Rico pertenece, han resuelto durante décadas que Puerto Rico sí posee soberanía propia, pues las leyes y la Constitución del Estado Libre Asociado emanan del poder del pueblo de Puerto Rico en el ejercicio de su poder inherente a organizarse políticamente en un gobierno propio. Así lo han reconocido también los Estados Unidos durante décadas ante la comunidad internacional”, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.