Las maniobras del chavismo para ocultar su derrota

Instaló un ‘parlamento comunal’ con el que no se sabe si quiere competir con la Asamblea Nacional.

Por: Valentina Lares Martiz

Foto: AFP Maduro instó a rebelarse contra las leyes de la nueva Asamblea.

Foto: AFP
Maduro instó a rebelarse contra las leyes de la nueva Asamblea.

Con sospechas sobre la jornada del pasado 6 de diciembre y la instalación de un “parlamento nacional comunal” ha reaccionado el chavismo luego de la paliza electoral que le hizo perder el control de la Asamblea Nacional luego de quince años. (Lea también: Maduro pide la renuncia a sus ministros por aplastante derrota)

Así, el pasado martes, en su última sesión ordinaria, la Asamblea Nacional, todavía liderada por Diosdado Cabello, juramentó esta instancia, desconocida hasta ahora y estipulada solamente en la novísima Ley Orgánica de las Comunas.

Se trata de una fórmula con la que el oficialismo busca contrarrestar el poder del nuevo parlamento que se juramentará el 5 de enero y en el que la oposición cuenta con la mayoría calificada, una situación inédita que el “gobierno revolucionario” no evalúa como un mensaje de rectificación, sino como cortapisa para la profundización de la revolución. En ello ha querido rescatar el concepto del ‘Estado comunal’, que tampoco existe en la Constitución, aunque intensamente promocionado por el Gobierno como una forma horizontal y popular de distribución del poder.

Pero tanto el Estado comunal como el Parlamento comunal no pasan de ser construcciones teóricas sustentadas en cinco leyes aprobadas por el chavismo entre 2009 y 2010: la Ley Orgánica de las Comunas, Ley Orgánica de los Consejos Comunales, Ley Orgánica del Sistema Económico Comunal, Ley Orgánica para la Gestión Comunitaria y la Ley Orgánica del Poder Popular. Hasta ahora el gobierno revolucionario solo ha logrado la conformación de cientos de consejos comunales que tramitan, entre escaso y mediano éxito, algunos proyectos para la mejora de las condiciones de vida en algunas comunidades. (Vea aquí: Maduro pide ‘rebelión’ contra medidas que impulsará la oposición)

En el contenido de estas leyes, el Parlamento Comunal es una instancia de representación que funciona solo dentro de una comuna o conjunto de consejos comunales, la célula organizativa que representa la base de la pirámide del Estado comunal.

“El Parlamento Comunal es la máxima instancia del autogobierno en la comuna; y sus decisiones se expresan mediante la aprobación de normativas para la regulación de la vida social y comunitaria”, dice la ley, con lo que, en la práctica, poco o nada interfiere con los mandatos y poderes constitucionales de la Asamblea Nacional.

Aún así, Cabello sugirió que será esa instancia el verdadero mediador que la revolución tomará en cuenta entre el pueblo y el Gobierno, al señalar que a través del Parlamento comunal se podrán “discutir y presentar las propuestas que consideren necesarias para ayudar al presidente Nicolás Maduro”. De hecho, el propio mandatario señaló que le dará “todo el poder” a ese parlamento, que todavía no se sabe cómo ni cuándo ni bajo cuál sede o estructura funcionará.

¿El mejor del mundo?

Luego de haber firmado un acuerdo de reconocimiento de los resultados y de asegurar hasta la saciedad que el sistema electoral de Venezuela es el mejor del mundo, el chavismo señala que el arrollador triunfo de la oposición en las parlamentarias del 6 de diciembre pudo haber sido impulsado por la “compra de votos” y una “inusual cantidad” de votos nulos.

Una sombra de fraude que lanzó el propio presidente Nicolás Maduro al asegurar que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ganó al cristalizar un “golpe electoral”. (Lea: Los 112 diputados electos de la oposición en Venezuela definen agenda)

“Un fenómeno que se registró por ahí, un poco de votos nulos que se están investigando, casi 1’500.000. Se está investigando, esperemos las investigaciones”, afirmó el mandatario en una alocución pública en la que de nuevo negó cualquier posibilidad de cohabitación entre los poderes Ejecutivo, que representa, y el nuevo Poder Legislativo.

En la misma línea se pronunció el director del comando de campaña oficialista, Jorge Rodríguez, quien aseguró que la secretaria de estado de la región de Amazonas intentó comprar votos ofreciendo 2.000 bolívares (10 dólares a la tasa oficial más alta) a quienes votaran a favor del cambio, mostrando un audio supuestamente protagonizado por la funcionaria y sobre el que pidió a la Fiscalía abrir una investigación. “Mientras los chavistas patriotas estábamos haciendo nuestra campaña electoral, la derecha hacía una campaña de guerra y de agresión en contra de Venezuela”, dijo.

Lo propio señaló el diputado electo por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Ricardo Molina, quien aseguró que las largas filas que padece la gente para comprar alimentos son parte de la “guerra económica” impulsada por la oposición y que cumplió el objetivo de “coaccionar” el voto popular. “El 6 de diciembre no fue una elección libre”.

Contra estos señalamientos conspira el hecho de que los 112 diputados obtenidos por la coalición opositora ya fueron debidamente acreditados como diputados por las juntas regionales del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Hasta la fecha, ninguno de los resultados ha sido impugnado por algún partido político y también luce demasiado tarde para ese fin, pues la mayoría del personal electoral salió de vacaciones decembrinas.

Sobrinos irán a juicio

Nueva York (Reuters). Dos sobrinos de la primera dama de Venezuela, Franqui Francisco Flores de Freitas, de 30 años, y Efraín Antonio Campo Flores, de 29, se declararon ayer no culpables en una corte federal en la que enfrentan cargos de conspirar para importar cocaína a Estados Unidos. Ambos presentaron sus declaraciones en una corte
federal en Manhattan (Nueva York), cinco semanas después de que fueron arrestados tras un operativo
de la DEA en Haití.

Valentina Lares Martiz
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.