La pareja asesina de California se había radicalizado “hacía tiempo”

Farook había hecho prácticas de tiro antes del atentado
La investigación se centra en la trayectoria de la mujer como estudiante en Pakistán

PABLO XIMÉNEZ DE SANDOVAL Los Ángeles 7 DIC 2015

Puerta de la Universidad Bahauddin Zakariya en Multan, Pakistan. / REUTERS

Puerta de la Universidad Bahauddin Zakariya en Multan, Pakistan. / REUTERS

El FBI, que ha asumido la investigación de la matanza de San Bernardino como un acto terrorista, aportó este lunes dos nuevos datos que añaden algo de luz sobre el inquietante grado de preparación del ataque en el que murieron 14 personas. El director del FBI en el sur de California, David Bowdich, aseguró que la pareja formada por Syed Farook y Tashfeen Malik se había radicalizado “hacía tiempo” sin precisar más. La policía federal insistió en que todavía no han hallado pruebas de que formaran parte de un grupo más amplio o que el atentado fuera planeado en el extranjero.

El FBI dio una idea muy general del proceso de radicalización de la pareja. Una fuente del Gobierno dijo a la agencia Reuters que ese cambio no se produjo antes de 2014, lo cual sería consistente con la enorme sorpresa de la familia y los pocos conocidos de Farook, ciudadano estadounidense nacido en Chicago y criado en un suburbio de Los Ángeles, que afirman que era un hombre religioso pero no un fanático. Según Bowdich, la radicalización de ambos se produjo a la vez.

Existen evidencias de contactos por Internet con elementos extremistas, pero no han podido determinar aún si se tata de un adoctrinamiento directo de alguien. La mujer puso un mensaje en Facebook, aproximadamente a la hora de los ataques del pasado miércoles, en el que juraba lealtad al Estado Islámico (ISIS), el grupo terrorista que controla zonas de Irak y Siria. Este grupo ha asegurado que los asesinos de California eran “seguidores” suyos.

Farook y Malik se conocieron por Internet a través de una web de contactos matrimoniales para musulmanes. Se casaron en Arabia Saudí durante un viaje de él en 2013 para hacer la peregrinación a La Meca. Volvieron juntos definitivamente a Estados Unidos en julio de 2014, ella con visado de esposa. Hicieron una segunda ceremonia en California. Tenían una hija de seis meses. Él era empleado de sanidad del condado y ella ama de casa. En qué momento y por qué esta pareja de clase media californiana se convirtió al terrorismo es la pregunta aún sin resolver. Ni siquiera la madre de él, que vivía en la misma casa, estaba al corriente de sus intenciones, según sus abogados.

El pasado miércoles, a las 11 de la mañana, entraron a tiros en un centro de atención a discapacitados en el que los compañeros de Farook en el servicio de inspección sanitaria del condado celebraban una fiesta de Navidad. Mataron a 14 personas e hirieron a 21. Dejaron tras de sí tres bombas atadas a un coche teledirigido que no funcionó. Tres horas después, fueron tiroteados en plena calle cuando trataban de huir fuertemente armados. La policía halló en su poder dos rifles de asalto y dos pistolas. Después halló en su domicilio otra escopeta, 12 bombas caseras y material para fabricar más.

La reconstrucción de este camino tiene dos puntos de investigación, Pakistán y San Bernardino. Ella era paquistaní, pero había vivido la mayor parte de sus 29 años en Arabia Saudí con su padre, después de que este se mudara allí y se peleara con su familia. Malik volvió a Pakistán para estudiar Farmacia. Las autoridades de ese país han entrevistado a toda su familia, que asegura que ella era una chica “moderna” que en algún momento cambió y se convirtió en una fundamentalista. En California, ni siquiera los hermanos de Farook podían verle la cara.

La universidad donde estudió Malik se llama Bahauddin Zakariya, en la ciudad de Multan, provincia de Punjab. La universidad es objeto de vigilancia por parte de las autoridades paquistaníes como posible foco de extremismo, según Reuters. También estudió en la academia religiosa Al-Huda. En ningún sitio le recuerdan nada especial. La familia de ella está convencida de que se radicalizó en Arabia Saudí.

El FBI tiene también pruebas de que los dos se habían entrenado con las armas en una galería de tiro, un tipo de establecimiento habitual en Estados Unidos. La última vez fue poco antes de los ataques. El dueño de la galería de tiro de la zona Riverside Magnum Range dijo a Los Angeles Times que recordaba a Farook pero no a ella.

De las cinco armas encontradas en posesión de la pareja, tres fueron adquiridas por Farook entre 2007 y 2013. Se trata de dos pistolas que llevaban encima y una escopeta hallada en el mismo garaje donde tenían 12 bombas caseras. Las otras dos, los rifles de asalto tipo AR-15, fueron adquiridas en 2011 por un amigo de Farook llamado Enrique Marquez. Se conocían porque habían sido vecinos y era uno de los pocos amigos de Farook. El FBI ha interrogado a Marquez , pero no se le imputa ningún delito. Es una de las pocas pistas en California que pueden llevar a desentrañar los motivos de la mayor matanza desde la escuela primaria de Sandy Hook o, según su calificación oficial, el mayor atentado terrorista en EE UU desde el 11-S.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.