Hillary Clinton está sobrada de lote en la carrera demócrata

El debate en Nueva Hampshire demostró que la ex primera dama tiene mucha fuerza en su partido.

Por: SERGIO GÓMEZ MASERI

Foto: Reuters Hillary Clinton (der.) y Bernie Sanders discuten durante el desarrollo del último debate dem

Foto: Reuters
Hillary Clinton (der.) y Bernie Sanders discuten durante el desarrollo del último debate dem

Tan cómoda y confiada anda por estos días la exsecretaria de Estado Hillary Clinton que hasta tiempo le está sobrando para bromear.

“Gracias, buenas noches y que la fuerza los acompañe”, dijo Clinton este sábado haciendo alusión a la famosa frase de La guerra de las galaxias, cuyo último episodio se estrenó este fin de semana y que ella decidió utilizar como frase de cierre en el tercer debate presidencial que realizan los candidatos del Partido Demócrata.

A diferencia de la contienda republicana, donde todo sigue en el aire y más de diez aspirantes todavía se disputan el cetro, la ex primera dama llegó al encuentro con una amplia ventaja de casi el 60 por ciento de las intenciones de voto a nivel nacional y 25 puntos por encima de su único rival, el senador Bernie Sanders.

Aunque en la carrera todavía trota el exgobernador de Maryland Martin O’Malley, expertos coinciden en que sus chances son mínimos, con menos del 5 por ciento a mes y medio del inicio de las elecciones primarias en Estados Unidos.

En el debate, el exgobernador trató de revivir su moribunda campaña con golpes hasta bajos, insinuando que tanto Clinton, de 68 años, como Sanders, de 74, ya están muy viejos para el cargo de comandante en jefe. Un señalamiento que ya ha hecho antes, pero que sigue sin calar en las encuestas.

Es tan sólido el liderazgo de Clinton que en el encuentro de este fin de semana en Nueva Hampshire se concentró más en sus potenciales rivales en las elecciones generales que en contrarrestar uno que otro ataque que le lanzaron Sanders y O’Malley.

“Es muy claro que hay una profunda diferencia entre los que estamos acá y nuestra contraparte republicana. Desde mi perspectiva, tenemos que prevenir que los republicanos puedan deshacer el progreso que hemos logrado”, sostuvo la exsecretaria, que luego se enfocó en el magnate Donald Trump, todavía a la cabeza en la contienda rival.

Trump, dijo Hillary, se está convirtiendo en el principal reclutador del grupo terrorista Estado Islámico (EI) pues con su retórica les está diciendo a los musulmanes y al resto del mundo que lo que hay es una guerra entre civilizaciones.

Por supuesto, también hubo un par de intercambios en que Clinton pasó a la defensiva y que mostraron su flanco débil de cara a las elecciones generales.

Sanders le recriminó su apoyo a la ofensiva militar que sacó del poder a Muamar Gadafi en Libia y su respaldo a la iniciativa que busca un fin por la vía de la política para la crisis que vive Siria.

“Siento que la Secretaria de Estado le apuesta mucho a la estrategia de cambio de régimen sin pensar en las posibles consecuencias (futuras). Tenemos que concentramos en nuestras prioridades. Quien ataca a EE. UU. no es Al Asad (el presidente de Siria), sino el EI”.

Ese ángulo, es decir, su récord en política exterior y sobre todo su rol en los eventos que le causaron la muerte a cuatro estadounidenses en Benghazi (Libia), será sin duda explotado por el republicano que resulte elegido en el proceso de primarias.

Pese a su gran ventaja, Hillary todavía es vulnerable. Y, curiosamente, es en Nueva Hampshire, sede del debate de este sábado, donde se realizará la primera primaria del 2016 (el 9 de febrero).

De acuerdo con las últimas encuestas, Sanders le estaría sacando casi diez puntos (51,3 por 42,7 de Clinton, según el promedio de encuestas de Real Clear Politics). Y quizá un triunfo en este pequeño estado podría darle impulso a su candidatura y volver la carrera más competitiva.

Eso está por verse. Por el momento, la próxima cita entre estos rivales es el 17 de enero, cuando se verán las caras nuevamente en Charleston, Carolina del Sur.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.