Federales sentencian a 89 meses de prisión a hombre por fraude bancario

7sA2D7SaDArodriguez_velez_rosa_emilia-300x202SAN JUAN  – La fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez informó que el lunes en la tarde, Kelvin García Oquendo fue condenado a 89 meses de prisión (siete años y cinco meses), 114,000 dólares de restitución y tres años de libertad supervisada por distintos delitos de fraude bancario.

“No se tolerará el comportamiento atroz de aquellos que explotan nuestro sistema bancario para beneficio personal y criminal. Mantenemos nuestro compromiso de investigar y detener a los que engañan al sistema “, dijo Rodríguez Vélez en un comunicado de prensa.

Indicó que para el 28 de agosto de 2013, García Oquendo se declaró culpable de fraude bancario, fraude de tarjetas de crédito y robo de identidad. Entre febrero y marzo de 2015, García Oquendo, bajo fianza, fue también acusado de fraude de tarjetas de crédito por aproximadamente 41,111.62 dólares. Para este caso García Oquendo se declaró culpable el 17 de agosto de 2015.

Mencionó que el 22 de mayo de 2013, un gran jurado federal acusó a 42 personas como resultado de una investigación dirigida por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Investigaciones de Seguridad Nacional (HIS), Servicio de Inspección Postal de Estados Unidos (USPIS), el Departamento de Policía de Puerto Rico (PPR) y el Departamento de Hacienda de Puerto Rico. Los demandados fueron acusados ​​de conspiración para cometer fraude bancario, fraude bancario, robo de identidad agravado y un cargo de una alegación de confiscación de 580,089.51 dólares. Todos los acusados ​​se declararon culpables.

El USPIS e ICE-HSI llevaron a cabo una investigación de fraude bancario que implicó a 42 personas de la zona de Humacao. Desde 2010, la organización encabezada por Kelvin García Oquendo se dedicaba al fraude bancario, causando pérdidas a varias instituciones financieras en aproximadamente 580,089.51 dólares. La pérdida prevista asciende a aproximadamente 1,205,834.15 dólares.

La organización tenía personas realizando diferentes funciones en cumplimiento de la conspiración, como: 1) los líderes y organizadores; 2) los reclutadores; 3) facilitadores que daban cualquiera de las cuentas bancarias abiertas o prestaban cuentas bancarias existentes para el depósito de cheques falsos y fraudulentos; 4) los compradores que utilizarían tarjetas de cajero automático de los facilitadores para la compra de giros postales de dinero y giros postales con el producto de la conspiración de fraude bancario; y 5) cashers que irían a diferentes oficinas de correo de dinero en efectivo para procesar las órdenes de pago adquiridos por otros.

El caso fue procesado por la fiscal federal adjunto Héctor Ramírez Carbó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.