Optómetras visitan El Capitolio

portada2EL CAPITOLIO – Decenas de optómetras de diversas partes de la Isla llegaron el lunes al Capitolio para visitar a los legisladores de la Cámara de Representantes con el fin de que bajen a votación el proyecto del Senado 991 que busca actualizar la ley que rige la profesión de los Optómetras para que se les permita recetar medicamentos oculares para tratamiento.

“Nosotros los doctores en Optometría, estudiamos un doctorado, mínimo 8 años y de esos 4 son específicamente en manejo y tratamiento ocular. Nuestras clases comprenden amplios estudios en farmacología general, ocular y tratamientos de enfermedades oculares. Luego, el estado nos exige una reválida y la reválida nos prueba cómo tratar enfermedades con fármacos. Después de eso, el Departamento de Salud del Gobierno de Puerto Rico nos expide una licencia y al final no nos permiten practicar la profesión como nos la exigen. Es un asunto sumamente contradictorio. Es el Departamento de Salud de Puerto Rico quien nos exige estos estudios y conocimientos, la reválida y la licencia, pero no podemos ejercer como nos lo exigen por que una ley arcaica y discriminatoria no nos lo permite”, explicó la doctora Celia de Lourdes Feliciano, presidenta del Colegio de Optómetras de Puerto Rico en comunicado de prensa.

Feliciano mencionó que los doctores en Optometría desean que el proyecto baje a votación antes del cierre de sesión el próximo 12 de noviembre, porque cuentan con la mayoría de los votos de ambas delegaciones políticas para aprobar el mismo. Esta situación, que lleva cerca de 20 años en discusión local, fue rectificada en sobre 178 leyes para los mismos fines en Estados Unidos durante los pasados 30 años.

“Es importante resaltar que esta lucha nunca ha sido, es, ni será una lucha por clases profesionales. La labor en colaboración y equipo entre los optómetras y los oftalmólogos es un modelo probado mundialmente. Esto nunca ha traído problemas en los países o partes del Mundo en los que se han aprobado leyes como esta. Tampoco afecta la libre selección del paciente. Por ejemplo, el que quiera esperar tres meses por un oftalmólogo para ser atendido tras una enfermedad ocular primaria, claro que lo puede hacer, pero el que desee atención rápida y eficiente también para una condición primaria igualmente podrá asistir a su optómetra más cercano y recibir el tratamiento necesario”, apuntó Feliciano.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.