O’Neill impulsa pleito de clase para que pueblos grandes no sigan subsidiando a los pequeños

oneill120515nt-300x2021GUAYNABO – El alcalde de Guaynabo, Héctor O’Neill admitió el martes que está impulsando la radicación de un pleito de clase de parte de los llamados municipios grandes para que éstos dejen de subsidiar a los pueblos pequeños.

“A mí el subsidio me cuesta hasta 15 millones de dólares y yo tengo que hacer ajustes económicos, pues yo debo 13.6 millones a la tarjeta de salud. Pues dejo de pagar eso para darle 15 millones de dólares a los municipios pequeños”, dijo O’Neill a CyberNews.

El alcalde admitió que ha llevado el asunto a otros compañeros alcaldes y que el tema se está discutiendo. No obstante, para llevar un pleito de clase tendría que ser un ciudadano particular que se entienda afectado por el subsidio que los municipios grandes le dan a los pequeños.

Insistió en la necesidad de eliminar municipios que fiscalmente no son viables.

Por otro lado, O’Neill alertó sobre el riesgo de que los municipios con una población mayor de 50,000 habitantes, mermen 372 millones de dólares en sus ingresos si el gobierno estatal no les remesa los pagos por concepto de cuatro fuentes relacionadas con las contribuciones sobre la propiedad.

“Esa pérdida podría comenzar a impactar los municipios durante el año fiscal 2015-2016, debido a la situación actual del gobierno central y, si como se viene anticipando en los medios, el Banco Gubernamental de Fomento es puesto en sindicatura o se procede con su liquidación por insolvencia”, dijo O’Neill en un comunicado de prensa.

Explicó que esos dos factores pone en jaque al Departamento de Hacienda que no tendría para pagar a los municipios los dineros que por ley viene obligado a enviarles por tales conceptos: subsidio de las rentas netas internas (228 millones de dólares), la lotería de Puerto Rico (50 millones), la contribución sobre la propiedad exonerada (86 millones) y por las 20 centésimas de las tasas de la propiedad mueble e inmueble que el gobierno redujo a los contribuyentes (16 millones).

“El meollo se encuentra en que el Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) tiene que equipararle a los municipios con menos de 50,000 habitantes los ingresos sobre la propiedad recibidos en el año fiscal anterior, de acuerdo con la Ley 80 de 1991 y la Ley 7 de 2009”, según dijo el también presidente de la Federación de Alcaldes.

Indicó que se ha calculado en 380 millones de dólares los pagos que por ley Hacienda tiene que desembolsarle al CRIM para distribuirlo entre los municipios para el año fiscal en curso. Si el CRIM no recibe los fondos, la equiparación para los 61 municipios con menos de 50,000 habitantes, tendría que salir de los fondos de los 17 municipios con mayor población.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.