Médicos favorecen que los optómetras puedan recetar

220px-US_Navy_100922-N-5821P-032_Cmdr._Amy_Burin,_assigned_to_U.S._Naval_Forces_Central_Command,_is_fitted_to_a_phoropter_during_an_eyeglass_prescriptionSAN JUAN  – Luego de la manifestación pacífica que realizaran decenas de Optómetras en la Cámara de Representantes de El Capitolio el pasado lunes, la Comisión de Salud de ese cuerpo, convocó para el viernes a una vista legislativa y expresaron por escrito, su posición a favor del Proyecto del Senado 991.

Los médicos, a favor de la medida, son el doctor Rafael García Colón, quien es médico y expresidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes 2000-04; y el doctor José De Jesús, quien es médico y doctor en optometría y que viajó a Puerto Rico exclusivamente para deponer. Ambos médicos asistieron y llevaron sus ponencias por escrito. Igualmente, ambos galenos respaldan el Proyecto del Senado 991, para autorizar a los Optómetras en Puerto Rico a recetar medicamentos para el manejo y tratamiento de enfermedades oculares.

“Como médico y expresidente de la Comisión de la Salud de la Cámara de Representantes apoyo el Proyecto del Senado 991”. Manifestó, que durante sus años como legislador siempre apoyó proyectos como este, incluso el Proyecto de la Cámara 4476, que era el mismo proyecto que el Proyecto del Senado 991, se vio en vistas públicas y se votó a favor del mismo 33 a 6 con el voto a favor de la presidenta actual de la Comisión en la Cámara de Representantes, Lydia Méndez, y de los actuales representantes Carlos “Charlie” Hernández, Luis Raúl Torres, José “Conny” Varela y el actual vicepresidente de la Cámara de Representantes, Roberto Rivera”, dijo el doctor García Colón en un comunicado de prensa.

El galeno, quien reside en la zona aledaña que representa la legisladora Méndez, añadió que “el Proyecto del Senado 991 cuenta con respaldo tripartita y el apoyo de las instituciones de salud pública más prestigiosas del Mundo como lo son: la Asociación de Salud Pública Americana, la Organización Mundial de la Salud, catedráticos universitarios y hasta los autores de los libros de texto de farmacología ocular (Dr. Jimmy Bartlet) que utilizan tanto optómetras como oftalmólogos en sus estudios doctorales. Por tanto, me reitero en la posición de apoyar el Proyecto del Senado 991 y muy respetuosamente le pido a esta honorable comisión que actué a la altura de los tiempos modernos y apruebe este proyecto para actualizar a Puerto Rico a la corriente de salud pública mundial para el beneficio de todos los puertorriqueños”.

En su ponencia escrita Colón sostuvo que: “Legislaturas estatales, cuerpos regulatorios y agencias del gobierno federal han concluido que el uso de agentes farmacológicos para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades oculares por los doctores en Optometría, mejora la calidad de los servicios de salud y es para el mejor interés de los ciudadanos”.

Aseguró, además, lo académicamente preparados que están los Optómetras para realizar su profesión como debe ser, recetando medicamentos oculares para tratamientos.

​Por último, García Colón concluyó con un llamado “por la gente de la región suroeste de Puerto Rico, los cuales representé por muchos años y sé que son de gran interés para la presidenta de esta Comisión, Lydia Méndez”.

Dijo, además, que “nuestra gente humilde de Sabana Grande, Lajas, Guánica, Maricao, Guayanilla, Peñuelas, Las Marías y Hormigueros; no cuentan con servicios oftalmología en sus Municipios. Sólo hay optómetras que están capacitados para atender sus condiciones visuales y prevenir complicaciones de salud que remediarlas son más costosas para el estado y los familiares de los afectados. Por nuestra gente, de la región sur oeste y los ciudadanos de casi 50 Municipios donde tampoco hay oftalmólogos que atiendan las condiciones oculares primarias de los ciudadanos, le solicito que aprueben el P. del S. 991”.

Por su parte, el otro médico, De Jesús hizo un bachillerato en Biología de la Universidad Estatal de Indiana, Illinois; completó un doctorado en Optometría de la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Más tarde completó una maestría en Ciencias Bio-Medicas en la Escuela de Medicina de la Universidad Central de Bayamón. Posteriormente, completó un grado doctoral en medicina de la University of Science Arts & Technology Montserrat College of Medicine recinto de Florida. Profesionalmente, se ha desempeñado como especialista en salud ocular primaria en oficinas médicas en Estados Unidos y Puerto Rico.

En el campo académico ejerció como Decano de Asuntos Académicos de la Escuela de Optometría de la Universidad Interamericana. Además, bajo el rango de catedrático asociado fue profesor de farmacología ocular, farmacología terapéutica y patología ocular. Se desempeñó como catedrático auxiliar en The New England College of Optometry en Boston, Massachusetts. Actualmente, realiza un fellowship en Neuro-Oftalmología en Michigan State University College. Por tanto, “por estar sumamente familiarizado con los programas académicos doctorales de medicina y optometría en Puerto Rico y Estados Unidos, me siento cualificado para abundar sobre el debate que nos ocupa… Apoyo el Proyecto del Senado 991”, manifestó en una carta que le hiciera a la presidenta de la Comisión, Lydia Méndez.

Entre todas las cosas que explicó sostuvo que “las compañías de planes de salud, reguladas por las guías de Medicare en los Estados Unidos, reconocen las capacidades terapéuticas del optómetra. Es por esto que pagan por procesos terapéuticos realizados por optómetras.

En su ponencia hizo un comparativo entre los médicos y optómetras con relación a currículo y funciones:

“Las profesiones de optometría y medicina comparten el campo de la salud. Sus currículos, aunque similares, no son ni podrían ser equivalentes. Esto es así ya que cumplen finalidades distintas. El entrenamiento de medina general, que consta de 4 años, se concentra en la salud integral del cuerpo humano, dedicándole tiempo de entrenamiento en partes iguales a los sistemas que regulan el funcionamiento del mismo. En contra parte, el entrenamiento de optometría, que igualmente consta de 4 años, va dirigido a todo lo que comprende el cuidado visual primario, esto incluye el tratamiento y manejo de enfermedades oculares y sus repercusiones sistémicas. Es indiscutible que el optómetra está más capacitado para cuidado visual primario que el médico generalista. Puedo dar fe de ello ya que he cursado ambos currículos.

Tanto los optómetras como los oftalmólogos atienden necesidades del sistema visual. Según el esquema de cuidado de salud visual adoptado en los Estados Unidos y otros países desarrollados, el optómetra atiende los casos de salud ocular primaria y el oftalmólogo los casos de salud ocular secundaria y terciaria.

El cuidado visual primario concierne el tratamiento y manejo de toda aquella condición o enfermedad aguda o crónica que no envuelva procesos invasivos penetrantes como la cirugía de cataratas y de retina.

Además, excluye el tratamiento médico de condiciones neuro-oftálmicas como la neuritis óptica y neuropatía óptica isquémica. Bajo estos parámetros, para proveer cuidado visual primario es indispensable la utilización de agentes farmacológicos. El oftalmólogo, aunque capaz de ejercer cuidado visual primario, dedica la mayor parte de su tiempo a lo que fue mayormente entrenado. Es decir, para el tratamiento de condiciones secundarias. Es por esto que se dificulta conseguir citas con prontitud con oftalmólogos para cuidado visual primario. Por esta razón, este esquema de salud adoptado en los Estados Unidos y países de avanzada ha probado ser seguro y costo efectivo”.

Concluyó al decir que “no hay que temer. La aprobación del Proyecto del Senado 991 no debe hacerse esperar. No es cuestión de ego profesional. Su aprobación no es un triunfo para los optómetras ni una derrota para los oftalmólogos. Es en beneficio a los pacientes de Puerto Rico y un paso hacia adelante en nuestro sistema de salud. Proyectos similares fueron aprobados en todos los estados y sus territorios. Confió en nuestra legislatura que sabrá hacer lo propio”.

Se espera que antes del 12 de noviembre de 2015 este proyecto baje y sea aprobado.

Contáctenos

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.