La policía detiene a seis familiares del terrorista suicida francés

Es el segundo terrorista que lleva a la policía a conectar la matanza con yihadistas en Siria

CARLOS YÁRNOZ París 15 NOV 2015 – 14:28 CET

Un forense inspecciona una de las zonas del ataque, el Café Bonne Biere de París, esta mañana. / KENZO TRIBOUILLARD (AFP)

Un forense inspecciona una de las zonas del ataque, el Café Bonne Biere de París, esta mañana. / KENZO TRIBOUILLARD (AFP)

La policía ha detenido a seis familiares del primer kamikaze identificado de la matanza de París, el francés Ismail Omar Mostefai, nacido en octubre de 1985 en Courcouronnes. En total son 11 los detenidos hasta ahora, cinco de ellos en Bruselas, por su vinculación con la matanza de París.

Mostefai viajó en otoño de 2013 a Turquía y, según fuentes policiales, pasó a Siria para unirse durante varios meses a los yihadistas. El kamikaze intervino en la matanza de la sala Bataclan, donde fueron asesinadas 89 personas. Es el segundo de los siete u ocho atacantes que la policía relaciona con Siria. Hay otro ciudadano francés residente en Bélgica identificado por la policía entre el grupo de terroristas.

Entre los detenidos figura el padre y un hermano de Mostefai, así como la esposa de este, que viven en los alrededores de París. Los investigadores quieren saber si conocían alguna de las actividades del kamikaze relacionadas con el terrorismo o incluso si alguno de ellos pudo prestarle ayuda en algún momento. En los últimos meses, vivía en el barrio de la Madeleine de la localidad de Chartres, al suroeste de París.

El diputado y alcalde de la localidad, Jean-Pierre Gorges, ha declarado esta mañana a varios medios que Mostefani llevaba en los últimos meses una vida muy discreta. Acudía a menudo a la mezquita del lugar y ya no practicaba ninguna de las actividades relacionadas con la delincuencia de años anteriores.

En efecto, el fiscal de París, François Molins, contó en la noche del sábado que el primer kamikaze identificado –que ha resultado ser Mostefai- había sido detenido en ocho ocasiones por delitos comunes menores. También dijo que, desde 2010, ese terrorista estaba fichado por sus actividades relacionadas con el islamismo radical. Pese a todo, añadió, nunca estuvo encarcelado.

Mostefai fue identificado tras el análisis de un trozo de dedo encontrado en la sala de fiestas Bataclan. Junto con Mostefai, el viernes se suicidaron en París al menos otros cinco yihadistas, según el fiscal Molins. Hasta la noche del sábado, la policía afirmaba que fueron ocho los atacantes y siete los suicidas, pero el dato aún no ha sido precisado. Desde la noche del sábado, la policía habla de seis atacantes, todos muertos, y seis suicidas.

La policía cree haber identificado a un segundo terrorista francés. El Polo negro utilizado por los terroristas para llegar a la sala Bataclan había sido alquilado por un ciudadano francés residente en Bélgica del que los servicios de información franceses tampoco tenían datos previos. Había sido detectado en un control de la frontera franco-belga en la mañana del viernes a bordo de otro automóvil. Iba con dos individuos residentes en Bruselas. La fiscalía y las unidades antiterroristas belgas han abierto una investigación. Tres individuos ya han sido interrogados en Bélgica.

Este segundo francés, del que no se ha facilitado su nombre y apellido, vivía en el barrio bruselense de Molenbeek, también conocido como Belgistan. En el mismo barrio vivía Ayub el Khazani, el joven que en agosto disparó a varios viajeros en el tren Thalys de la línea Amsterdam-París hasta que fue detenido por varios estadounidenses que viajaban en el tren.

Localizado un coche con tres kaláshnikov
De otro lado, la policía ha localizado un coche Seat Leon de color negro utilizado por los terroristas. Estaba aparcado en Montreuil, en el barrio de Saint-Denis, no lejos del Estado de Francia. El coche, según el fiscal Molins, fue el utilizado por varios atacantes para disparar la noche del viernes sobre los clientes de un bar y un restaurante. A las 21.32, dispararon sobre los clientes de un bar en la calle Fontaine-Au-Roi, donde murieron cinco personas. Cuatro minutos más tarde, dispararon a clientes de un restaurante en la calle Charonne. Mataron a 19 personas.

En el interior del coche se han encontrado varias armas. Entre otras, tres fusiles de asalto kaláshnikov, el tipo de armas que utilizaron los terroristas en la matanza del viernes. Su hallazgo demuestra que, como sospechaba la policía desde la mañana del sábado, algunos terroristas o cómplices lograron darse a la fuga. Las fuerzas de seguridad están en máxima alerta en Francia. También en Bélgica, de donde procedían algunos de los atacantes, puesto que fue en ese país donde alquilaron uno de los automóviles que emplearon.

Al menos dos de los suicidas actuaron en las inmediaciones del Estadio de Francia, donde el presidente François Hollande seguía el partido amistoso Francia-Alemania. Junto a los restos de uno de los suicidas, la policía encontró un pasaporte sirio. El Gobierno griego ha confirmado que una persona con ese pasaporte accedió a la isla griega de Leros como demandante de asilo el pasado 3 de octubre. Serbia añade que se registró como refugiado en sus fronteras cuatro días más tarde. Pero el episodio es aún muy confuso. Fuentes de la inteligencia estadounidense han asegurado a la cadena CBS que el documento es falso (los pasaportes sirios son fáciles de falsificar, según fuentes conocedoras de estos procesos). Y el Ejecutivo heleno no puede confirmar que haya una segunda persona relacionada con los atentados que hubiera entrado en Europa por sus fronteras, según el diario británico The Guardian. Esa sospecha también había emergido de la investigación, pero Atenas asegura que aún necesita clarificación, informa Lucía Abellán.

En cuanto al pasaporte egipcio hallado en las inmediaciones del estadio, el embajador egipcio en París ha asegurado que pertenece a una de las víctimas, que se encuentra en estado muy grave, según informa la edición digital del diario egipcio Al Ahram.

El ministro de Asuntos Exteriores de Irak, Ibrahim al Jaafari, afirma que su país alertó con antelación a Francia del riesgo de que sufriera un atentado, informa Ángeles Espinosa. “Los servicios secretos iraquíes han obtenido información de países que van a ser atacados, antes de que ocurra, sobre todo en Europa, concretamente Francia, así como Estados Unidos e Irán”, asegura Al Jaafari en un vídeo colgado de su página web. El ministro, que no especifica si esas amenazas procedían del autodenominado Estado Islámico (ISIS) que controla amplias zonas de Irak y Siria, señala que informó a esos países.

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, ha solicitado este domingo la celebración de una reunión urgente y extraordinaria de ministros de Interior de la UE. Ha sido convocada para el viernes. Francia ya ha restablecido desde el viernes, horas antes de los atentados, controles fronterizos especiales a raíz de la Cumbre del Clima prevista entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre. Han anunciado su asistencia más de 130 jefes de Estado y de Gobierno, así como delegaciones de 195 países y organizaciones internacionales.

Operación en Bélgica
El ministro de Justicia belga, Koen Geens, ha confirmado en una entrevista a la cadena flamenca VRT que ya hay cinco detenidos y que las redadas de Molenbeek están ligadas a los atentados en Francia, concretamente con el coche con matrícula belga encontrado en las inmediaciones de Bataclan. Se trataba de un vehículo alquilado. Parece que hay un segundo vehículo belga en otro de los escenarios de los atentados, informa Lucía Abellán.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.