Junta de Control Fiscal no controlará nada, sino que va a supervisar dice Bhatia

Junta de Control Fiscal no controlará nada, pero si cobrará millones de dólares

Junta de Control Fiscal no controlará nada, pero si cobrará millones de dólares

EL CAPITOLIO  – El presidente del Senado Eduardo Bhatia, planteó el lunes que la Junta de Control Fiscal propuesta en el Proyecto del Senado 1513 no pretende ser un organismo de control fiscal, sino más bien un ente de supervisión, cuyo objetivo principal es inyectar la dosis de confianza que se requiere para iniciar en mejor posición un proceso de reestructuración de la deuda.

“Una junta que sea de supervisión, de validación, una junta que sea de credibilidad fiscal me parece que es algo bueno. Eso es muy bueno y en términos de la operación no es muy complicado”, sostuvo el líder senatorial tras concluir la vista de la Comisión de Hacienda que preside el senador José Nadal Power, la cual atiende la medida en cuestión y que llamó como deponentes a los titulares del Departamento de Hacienda, de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, del Banco Gubernamental de Fomento y de la Administración de Tribunales.

“Esta no es una junta de control fiscal. Aquí no se está controlando nada. No es de control, es más de supervisión fiscal, de validación fiscal o de invalidación fiscal”, añadió.

El Proyecto 1513 busca crear la Ley de Responsabilidad Fiscal y Revitalización Económica, instrumento que a su vez ordena la estructuración de la Junta de Supervisión Fiscal y Recuperación Económica, organismo que evaluará un plan de crecimiento económico proyectado a cinco años y vigilará que las distintas dependencias gubernamentales operen conforme a lo establecido en dicho plan.

La presidenta del Banco Gubernamental de Fomento, Melba Acosta, dijo a preguntas de Bhatia que proponer legislación para crear una junta evaluadora de los procesos fiscales y de los programas de recuperación obedece a una inquietud de los acreedores. La funcionaria dijo que en las reuniones con representantes de algunos acreedores del gobierno estos han expresado que tomar una acción de esta naturaleza aportaría confianza a las conversaciones sobre la restructuración de la deuda.

“Nosotros hemos entablado conversaciones con nuestros acreedores. Hace dos semanas hubo unas reuniones en Nueva York, mayormente para exponerles a ellos los números, explicarles los números y los acreedores se han estado reuniendo entre ellos. La primera reunión para plantearles nuestra propuesta de reestructuración va a ser en noviembre, más o menos para mediados, la semana que viene es lo que está programado, pero ha habido conversaciones informales con nuestros acreedores. En ocasiones las conversaciones no se dan de principal a principal, se dan de consultor a consultor, pero según ellos expresan aquí sí hay un interés de que haya un ente por encima que les dé a ellos esa certeza”, apuntó Acosta.

“Cuando nos sentemos a negociar entendemos que (crear una junta supervisora) va a ser una de las cosas que nos van a plantear formalmente, porque lo han planteado informalmente, inclusive muchos de ellos prefieren que sea una imposición federal, así que yo diría que es un ejercicio de nosotros decir: estamos dispuestos a hacer esto y va a ser una exigencia que ellos nos van a hacer, informalmente ya lo han dicho”, agregó.

En tanto, el secretario de Hacienda, Juan Zaragoza, coincidió en la necesidad rescatar el factor confianza. “Es indispensable para ganar credibilidad que exista un tercero, independiente, que no esté sujeto a los asuntos político partidista, que tenga el conocimiento y la pericia en materia de gobierno y de operaciones gubernamentales. Que diga que lo que se está diciendo es cierto, es correcto. Si lo que se negoció o se prometió se hizo o no se hizo”, dijo.

Por otra parte, el senador Nadal Power destacó que la Comisión que preside evaluará varias de las recomendaciones que se han ventilado en el proceso de vistas públicas que concluyó con la audiencia de hoy. Una de ellas será la que esbozó la Administración de Tribunales en torno a que la medida debe guardar uniformidad en lo que a las definiciones se refiere, de forma tal que no deje espacio a interpretaciones erradas.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.