Jamaica se corona como nueva campeona Sub 17 femenina de CFU

 Luego de 15 encuentros que agruparon la crema y nata de las mejores ocho exponentes del Caribe, cobró vida el partido por quien sería la mandamás en el clásico clasificatorio de Sub 17 Femenino de la CFU entre los oncenos e Jamaica y Haití en el estadio Juan Ramón Loubriel de Bayamón.

Luego de 15 encuentros que agruparon la crema y nata de las mejores ocho exponentes del Caribe, cobró vida el partido por quien sería la mandamás en el clásico clasificatorio de Sub 17 Femenino de la CFU entre los oncenos e Jamaica y Haití en el estadio Juan Ramón Loubriel de Bayamón.

BAYAMÓN  – Luego de 15 encuentros que agruparon la crema y nata de las mejores ocho exponentes del Caribe, cobró vida el partido por quien sería la mandamás en el clásico clasificatorio de Sub 17 Femenino de la CFU entre los oncenos e Jamaica y Haití en el estadio Juan Ramón Loubriel de Bayamón.

Esta justa, la primera en su clase celebrada en toda la historia del deporte del fútbol en la isla, fue un éxito total y coronó a Jamaica como la campeona, cuando éstas vencieron por el mínimo a sus iguales de Haití por 2 a 1.

En un juego muy parejo en la primera parte del encuentro y donde ambos equipos se emplearon a toda su capacidad, la medio campista Shayla Smart por parte de las jamaiquinas al minuto tres dibujó la primera raya para las suyas. Con una mínima ventaja las de negro, verde y amarillo defendieron su ventaja hasta el final de los primeros 45 minutos reglamentarios.

Con una ventaja de 1 a 0, las jamaiquinas apretaron el paso en la segunda parte del desafío y al minuto 67, la jugadora Joy Brown anotó la segunda diana, cuando en disparo de su compañera Marlee Fray, la portera Yearde rechazó la esféride pero ésta quedó libre lo que de un zapatazo burló a la arquera para la anotación.

Cuando las jamaiquinas celebraban su ventaja, al minuto 71, la capitana de Haití, Nerilia Mandesir anotó la primera y única raya para las de azul. El desafío a este tiempo subió de intensidad por parte de las haitianas cuando estas tiraron a la puerta contraria en repetidas veces pero sin efectos.

Luego de los tres minutos de alargue añadidos por la principal Skeete, el equipo jamaiquino se proclamó el campeón de la justa.

El equipo de Jamaica que se empleó en el Grupo A, llegó a esta final, al imponerse el pasado viernes ante el representativo de Trinidad y Tobago con anotación de 1 a 0 y el equipo de Haití del Grupo B, al ganar ante Cuba en la ronda semifinalista por 3 gol a 2.

Por Jamaica, Oneilia Yearde fue la guardameta, la cual estuvo acompañada por Peta-Gay Dixon, Lyana Steele, Shayla Smart, Sherice Clarke, Jody Brown, Erín Mikalsen, Khadian Wright-Brown, Marlee Fray, Emily Caza y su capitana Rachel Walters.

De la misma forma por Haití, salieron al terreno de juego Kerly Theus en la portería, Nandie Deshommes, Daphnée Joseph, Napthtalie Northe, Melissa Dacius, Nelourde Nicolas, Rosianne Jean, Magdala Macean, Wagnelda Millien, Roseline Eloissaint y Nerilia Mondesir como su capitana.

Gwendolyn Salmon de Antigua fue la comisionada, Linda Bramble de Trinidad y Tobago trabajó como la asesora de árbitros. La puertorriqueña María Larracuente fungió como la coordinadora general del encuentro.

Mientras, a primera hora, el césped del Loubriel, sirvió de escenario a los equipos de Cuba y Trinidad y Tobago, cuando el ganador entre éstos, se estacionaría en la tercera posición de la justa final de clasificatoria Sub 17 femenino de la CFU. Al final del encuentro las representativas de Trinidad se agenciaron la victoria ante su similar de Cuba 3 tantos a 0.

Durante la premiación, donde estuvo presente el presidente de la CFU, Gordon Derrick, el secretario general Neil Cochrane y el jefe de arbitraje, Alfredo Whittaker; además del presidente de la Federación Puertorriqueña de Fútbol, Eric Labrador y el secretario general Ignacio Rodríguez. La organización otorgó las medallas al cuerpo arbitral entre ellas Maurice Skeete de Guyana, Yajair Astacio de la Republica Dominicana, Shannon Gibson de Barbados y a Crystal Sobers de Trinidad y Tobago.

A ambos finalistas del clásico le fue concedido el premio “Fair Play”. El galardón del “Guante de Oro” fue concedido a Kerly Theus de Haití. La jugadora Nerilia Mondesir de Haití ganó el premio “Botín de Oro” por ser la mejor goleadora con seis de ellos anotados y ésta también se llevó el premio a la jugadora más valiosa.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.