Gobiernos y comunidades del Caribe deben enfrentar unidos el cambio climático

Suministrada

Suministrada

SAN JUAN — Los gobiernos y las comunidades del Caribe deben actuar de manera más coordinada para enfrentar los retos del cambio climático por ser una de las regiones más vulnerables del planeta ante este fenómeno.

Ese fue el consenso entre los más de 200 asistentes a la Segunda Conferencia de Cambio Climático del Caribe celebrada el martes y miércoles en la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana, en San Juan, en la que también se hizo un llamado a la acción y se firmó un acuerdo de colaboración entre los gobiernos de Islas Vírgenes Norteamericanas, Puerto Rico y la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés). Ello como preámbulo a la Vigésima Primera (21) Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático, en París, Francia, a principios del 30 de noviembre al 11 de diciembre.

“Los efectos del cambio climático se han comenzado a experimentar en todo el Caribe, con inundaciones, sequías extremas, erosión costera, aumento del nivel del mar y la accidificación de los océanos, eventos extremos de acumulación de sargazo e incremento en las temperaturas atmosféricas y de la superfice marina. Las acciones para enfrentar este problema tienen que iniciarse en la presente generación, el tiempo de actuar es ahora”, expresó Ernesto Díaz, coordinador del Consejo de Cambio Climático (CCC) de Puerto Rico en un comunicado de prensa.

“Las islas no son los principales responsables del cambio climático, sin embargo, sufren la mayor carga y las consecuencias más desproporcionadas. Por ejemplo, estudios recientes muestran que el calentamiento en Puerto Rico es más alto que el promedio global y que la pérdida de playas y de estructuras en nuestras costas debido a la erosión es evidente en varios sectores de la Isla”, sostuvo Díaz.

Durante la conferencia, múltiples presentes firmaron un llamamiento a la acción que promovió el CCC en el que decretaron que “no importan cuán grande y complejo sea el problema de cambio climático, nosotros entendemos que hay acciones que se pueden tomar a nivel local para reducir nuestra contribución individual a incrementar el calentamiento, nuestro impacto o huella en la degradación de los ecosistemas y la vulnerabilidad de las poblaciones”.

“Como islas del Caribe, tenemos el deber de continuar cooperando con nuestros vecinos, compartiendo información y asesoría en la puesta en marcha de los planes de adaptación para enfrentar los efectos del cambio climático sin que se afecte la calidad de vida y la economía de nuestros países”, declaró por su parte, la secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) de Puerto Rico, Carmen Guerrero Pérez.

Dijo que todas las agencias de infraestructura de Puerto Rico encaminan el desarrollo de análisis de vulnerabilidad y planes de adaptación a cambio climático, que estarán completados para la primera mitad del año entrante. Mientras, el DRNA trabaja en el desarrollo de Planes de Adaptación a Cambio Climático comunitarios para los municipios de Culebra, Loíza, Dorado, Rincón y Salinas. Próximamente, Puerto Rico también contará con un Plan de Usos de Terrenos que tome en consideración los retos del cambio climático.

“Esta conferencia nos hace recordar algo de gran importancia cuando hablamos sobre cambio climático; no estamos solos en esta lucha. Puerto Rico tiene mucho que ofrecer a nuestros vecinos caribeños y de ahí, la importancia de que promovamos estos intercambios con científicos del Caribe y agencias federales”, subrayó la titular.

Durante las sesiones plenarias y los paneles de esta Segunda Conferencia de Cambio Climático del Caribe se abordaron una amplia gama de temas, entre estos: los retos que enfrenta el Caribe para abordar el cambio climático; las implicaciones del cambio climático para la salud pública, la infraestructura, los recursos hídricos y los ecosistemas naturales; la necesidad de mejorar la resistencia de los ecosistemas y las comunidades, promover el desarrollo sostenible, preservar los recursos hídricos, y proteger los ecosistemas; la mejor forma de prepararse para manejar el riesgo de y responder a desastres; y la mitigación climática y adaptación en el Caribe, incluyendo dentro de las comunidades locales.

El CCC es una entidad que agrupa a más de 180 científicos y profesionales de diferentes áreas que estudian el cambio climático en Puerto Rico. Su coordinador Ernesto Díaz, es el director del Programa de Zona Costanera del DRNA.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.