En Kenia, Papa advierte que la ‘pobreza’ conduce al ‘terrorismo’

El Pontífice aterrizó en Nairobi, primer destino de su gira por África, donde se refirió a Colombia.

Por: DARÍO MENOR TORRES

Foto: AFP El papa Francisco fue recibido este miércoles en Nairobi por el presidente de Kenia, Uhuru K

Foto: AFP
El papa Francisco fue recibido este miércoles en Nairobi por el presidente de Kenia, Uhuru K

El riesgo de sufrir atentados en Kenia o el peligro de meterse en un país que sufre una guerra civil como la República Centroafricana parece no darle miedo al papa Francisco.

El “único peligro” del viaje de seis días por África que el miércoles comenzó en Nairobi “son los mosquitos”. Así se le dijo a uno de los periodistas que lo acompañaron en el vuelo papal desde Roma hasta la capital keniana cuando le preguntó si le asustaba sufrir un ataque.

El pontífice reaccionó en tono jocoso, habló de estos molestos insectos y dijo que contaba con una buena dosis de loción repelente que le había regalado otra de las reporteras que se encontraban en el avión de Alitalia.

Pese a estas bromas, desde su primer discurso ayer en Nairobi, primera etapa de un viaje que lo llevará también a Uganda y a la República Centroafricana, el papa Francisco tuvo presentes las posibles causas de esa ‘Tercera Guerra Mundial a trozos’ que, según él, estamos viviendo estos últimos años.

En su alocución ante el presidente keniano, Uhuru Kenyatta, el sumo pontífice denunció que “la violencia, los conflictos y el terrorismo, que se alimenta del miedo, la desconfianza y la desesperación, nacen de la pobreza y la frustración”.

Para luchar contra la falta de recursos y la marginación, que el Papa consideró “enemigos de la paz y la prosperidad”, hacen falta hombres y mujeres que den un “testimonio de los grandes valores espirituales y políticos que inspiraron” el nacimiento de Kenia.

Este país africano no es ajeno a esa ‘Tercera Guerra Mundial a trozos’ que cuenta con choques étnicos, políticos y económicos en los que se utiliza una concepción errónea de la religión para ajustar cuentas con el vecino.

Aunque la situación en los últimos meses parece haberse tranquilizado en Kenia, en el pasado se han producido ataques protagonizados por los milicianos de Al Shabab, que no perdonan la intervención de ese país en Somalia para tratar de estabilizar este Estado fallido.

Uno de ellos fue la masacre perpetrada en el campus universitario de la localidad de Garissa, el pasado 2 de abril, que dejó 150 muertos.

En su discurso en Nairobi, el papa Francisco hizo referencia al gran número de jóvenes entre la población keniana y los consideró “la riqueza más valiosa de una nación”.

El sumo pontífice también pidió a los poderosos de este país de 43 millones de habitantes que tengan en cuenta a los pobres y que se preocupen de que haya una “justa distribución de los recursos naturales y humanos”.

Pese a la relativa fortaleza de la economía keniana, buena parte de su población sigue viviendo bajo el umbral de la pobreza.

Lo recordaba el cardenal John Njue, arzobispo de Nairobi, en L’Osservatore Romano, el diario de la Santa Sede. “Las familias se rompen bajo la fuerte presión del materialismo”. En medio de estos desequilibrios sociales Kenia acoge una de las Iglesias católicas más pujantes de África. Y eso que los fieles a Roma son solo el 32 por ciento de la población.

‘Aurora de paz’ para Colombia

En las conversaciones del Papa con los periodistas durante el vuelo hacia Kenia, se colaron unas palabras de esperanza sobre la situación de Colombia. A una pregunta de un periodista colombiano, Francisco se refirió al proceso de paz.

Deseó que “brille una nueva aurora para Colombia, una aurora de la paz”, a partir del próximo mes de marzo, cuando se cumplen los seis meses que se dieron las Farc y el gobierno de Santos para culminar sus negociaciones. En su visita a La Habana, el pasado septiembre, el Papa también se había referido al proceso de paz en Colombia.

DARÍO MENOR TORRES
Para EL TIEMPO

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.