EE. UU. lanza el reto y dice que patrullará el mar de China

A pesar de la tensión entre los dos países, analistas dicen que no habrá un choque.

Por: AFP Y EFE

Foto: EFE El vicepresidente de la Comisión Militar Central china, Fan Changlong (derecha), recibe al comandante de las fuerzas de EE. UU. en el Pacífico, el almirante Harry Harris (izquierda).

Foto: EFE
El vicepresidente de la Comisión Militar Central china, Fan Changlong (derecha), recibe al comandante de las fuerzas de EE. UU. en el Pacífico, el almirante Harry Harris (izquierda).

Estados Unidos no dejará de hacer patrullajes ni de sobrevolar ninguna zona en el mar de China Meridional que considere como territorio internacional. Así se lo dijo el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, a su homólogo chino, Chang Wanquan, este martes en Kuala Lumpur (Malasia).

También el almirante Harry Harris, jefe de las fuerzas estadounidenses en el Pacífico, explicó, durante una visita a China, que el ejército de su país continuará sus desplazamientos en este mar, tras el paso del buque lanzamisiles USS Lassen a menos de 12 millas náuticas de unos islotes artificiales reclamados por Pekín, en el disputado archipiélago de las islas Spratly, en el mar de China Meridional. Pekín denunció “una incursión ilegal, sin el permiso de China”, que consideró como una “amenaza” para su soberanía y sus intereses en materia de seguridad.

El país asiático cataloga como aguas territoriales la zona de 12 millas náuticas que rodea a estas islas. El Gobierno de Pekín reivindica además derechos sobre la casi totalidad del mar de China Meridional, donde lleva a cabo grandes obras que están transformando los arrecifes en puertos, pistas y otras infraestructuras.

Pero EE. UU. rechaza esa reivindicación y estima que China no puede construir así una soberanía en esas aguas, por las cuales Pekín tiene contenciosos con sus vecinos.

Importancia

El archipiélago de las islas Spratly, formado por un centenar de arrecifes e islotes inhabitados, es reclamado también por Vietnam, Malasia, Brunéi y Filipinas, un aliado de Washington.

EE. UU. y los países del sureste de Asia temen una intervención de China que le otorgaría el control de una de las rutas marítimas comerciales más estratégicas del mundo, por la que transita especialmente un tercio del cargamento mundial de petróleo.

“Las aguas y espacio aéreo internacionales pertenecen a todos y no están bajo dominio de ninguna nación en particular (…). Nuestras fuerzas militares continuarán sobrevolando, navegando y operando donde y cuando las leyes internacionales lo permitan. Y el mar de China Meridional no es –ni será– una excepción”, afirmó Harris.

“El orden internacional está siendo amenazado por parte de Rusia, y, de diferente manera, por China, con sus ambiguas reclamaciones marítimas”, afirmó el comandante frente a una audiencia de estudiantes, a quienes aseguró que a pesar de que algunos analistas prevén un “choque” entre las dos principales potencias, él descarta que vaya a ocurrir.

Según Harris, EE. UU. y China han avanzado en su cooperación y ese debe ser el camino para evitar que escalen las tensiones: “Aún hay áreas de tensión. En mi opinión, ahí es cuando el diálogo entre fuerzas militares se necesita más”, dijo.

El comandante desató fuertes críticas en China en septiembre, cuando, de manera previa al viaje del presidente Xi Jinping a EE. UU., urgió a poner en duda la reclamación de Pekín en el mar de China Meridional y patrullar alrededor de las islas artificiales que ha construido China.

Poco más de un mes después de sus declaraciones, Washington envió, la semana pasada, al destructor lanzamisiles USS Lassen a navegar por aguas que rodean el arrecife Subi, en las Spratly, lo que provocó una fuerte denuncia por parte de Pekín, que “se reservó el derecho” de actuar.

AFP Y EFE

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.