Detenido sacerdote español por “Vatileaks”

ELCOLOMBIANO.COM | INTERNACIONAL | RICARDO MONSALVE GAVIRIAEl sacerdote español es acusado de sustracción y divulgación de noticias y documentos reservados. FOTOILUSTRACIÓN SSTOCK

El sacerdote español es acusado de sustracción y divulgación de noticias y documentos reservados. FOTOILUSTRACIÓN SSTOCK

Un nuevo escándalo sacude la Santa Sede. Esta vez se trata de otro capítulo de los conocidos “Vatileaks”, en el que están involucrados un sacerdote español y una seglar italiana.
Se trata de Lucio Ángel Vallejo Balda y Francesca Chaouqui, detenidos y acusados de “sustracción y divulgación de noticias y documentos reservados de El Vaticano”. Después de ser interrogados, las autoridades le dieron libertad a Chaouqui, quien según su apoderada “ofreció su máxima colaboración luego de demostrar con documentos sus declaraciones”.
Por el contrario, el sacerdote español, quien se desempeñaba como integrante de la extinta Comisión Investigadora de los Organismos Económicos y Administrativos de la Santa Sede (COSEA), permanece bajo prisión preventiva y su situación dependerá del análisis de la Fiscalía vaticana.
Lucio Ángel Vallejo ya se había visto involucrado en otra polémica generada por su asistencia, en el día de la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, a un lujoso almuerzo en la azotea de la Prefectura de Asuntos Económicos, acto que fue desaprobado por el papa.
Ahora Vallejo, deberá esperar la decisión de las autoridades de la Santa Sede, que definen la divulgación de material clasificado como un delito penado por la legislación vaticana, y prevé penas entre seis meses y dos años de reclusión a quien “se apropie ilegalmente o revele noticias o documentos que esté prohibido divulgar”.
Ahora bien, si los documentos afectan “intereses fundamentales o relaciones diplomáticas” el Estado de la Ciudad del Vaticano puede aplicar una pena de entre cuatro a ocho años.
Otros escándalos
Los llamados “Vatileaks”, que comenzaron en 2012 después de que parte de la correspondencia de Benedicto XVI fuera divulgada por su mayordomo, Paolo Gabriele, quien pasó a la posteridad como “el cuervo”.
El material que fue utilizado en el libro “Sua Santità” (2012), publicado por el periodista italiano Gianluigi Nuzzi, provocó un enorme revuelo.
Una de las más recientes filtraciones tuvo que ver con la publicación, en varios medios de comunicación italianos, sobre una información en la que se aseguraba que el papa Francisco se le había descubierto un pequeño tumor cerebral, por lo que había tenido que viajar a una clínica en la Toscana, centro de Italia. Información calificada de “falsa” y “gravemente irresponsable” por la sala de prensa vaticana.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.