Federales allanan empresa de helicópteros “Ecolift” de Isla Grande

Foto de uno de los helicópteros de la Policía de Puerto Rico que estuvieron en los talleres de Ecolift (Foto tomada de la página de Internet de Ecolift).

Foto de uno de los helicópteros de la Policía de Puerto Rico que estuvieron en los talleres de Ecolift (Foto tomada de la página de Internet de Ecolift).

SAN JUAN – Un grupo de agentes, adscrito a la Oficina de Investigaciones de Seguridad Interna del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (HSI-ICE, por sus siglas en inglés) diligenció el viernes durante la mañana, una orden de allanamiento en la compañía Ecolift Corporation, localizada en el aeropuerto Fernando Ribas Dominicci, en sector capitalino de Isla Grande.

El allanamiento es parte de una investigación, pero el portavoz de HSI-ICE, Iván Ortiz, dijo que por tratarse de una orden sellada, no podía emitir comentarios.

La prensa ha informado que Ecolift fue contratada en el 2013 por la Administración de Servicios Generales (ASG) para la compra de cuatro helicópteros para la Policía de Puerto Rico, específicamente para la flota aérea de las Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA), y para darles servicio de mantenimiento.

En su propia página de Internet, la compañía indica que entre sus gestiones ha estado la “personalización de tres (helicópteros) Bell 429 de la flota aérea de la Policía de Puerto Rico por ECOLIFT Corporation”.

“La flota aérea de un país es una de las maneras más efectivas de proteger y brindar seguridad de su comunidad. Debido a que una flota de helicópteros se encarga del control del aéreo, misiones estratégicas de rastreo y brindan respaldo a la fuerza policiaca en tierra. Por ello, en el año 2014, el Gobierno de Puerto Rico decidió aporta por la innovación aeroespacial de ECOLIFT Corporation y equipar la flota aérea de la Policía Puerto Rico para todo tipo de misiones de vigilancia y rescate”, indica la empresa en su sitio de Internet.

En abril de 2014, el gobernador Alejandro García Padilla anunció la compra de los helicópteros, que, según él, se sumarían a otras tres naves que estaban bajo restauración y que debían estar operando para junio de 2014. Todo sería a un costo de $34 millones.

Sin embargo, informes de prensa revelaron posteriormente problemas de retrasos en la entrega de las naves, lo que trajo como resultado que en agosto de ese año, el administrador de Servicios Generales, Luis Castro, rehusara pagarle a Ecolift, mientras no entregara los nuevos helicópteros que estaban pautados para entregarse en julio.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.