Cuatro individuos se declaran culpables de fraude y conspiración contra empresa biofarmacéutica

7sA2D7SaDArodriguez_velez_rosa_emilia-300x202SAN JUAN  – La fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez dijo el miércoles, que los acusados ​​Joel Díaz Rosario, Mitza Vázquez Meléndez, Marielexy Cestary Roland, y Carlos Calderón Díaz se declararon culpables ante el juez federal Bruce J. McGiverin por cargos de conspiración para cometer fraude electrónico y fraude electrónico contra la empresa AMGEN, una multinacional con una planta de fabricación en Juncos, que desarrolla productos biofarmacéuticos.

“AMGEN sufrió una pérdida de más de 1.3 millones de dólares como resultado del esquema; los responsables de esta pérdida se les radicaron cargos por sus actos corruptos”, afirmó Rodríguez Vélez en un parte de prensa.

Señaló que para el 25 de marzo de 2015, un gran jurado federal emitió una acusación de veintitrés cargos contra estos individuos. El Servicio Secreto de los Estados Unidos y la Policía de Puerto Rico estaban a cargo de la investigación.

Según Rodríguez Vélez, en o alrededor de junio de 2008, hasta octubre de 2011, los acusados ​​conspiraron, a sabiendas e intencionalmente, o participaron en un plan para defraudar a AMGEN para obtener dinero y bienes por medio de declaraciones y promesas falsas. El propósito de este plan era, para los acusados, ​ desviar dinero de AMGEN para sus bolsillos mediante cuentas de American Express de AMGEN, haciendo que parezca que las transacciones fueron compras válidas a proveedores aprobados cuando, de hecho, no lo eran.

Los servidores de AMGEN se encuentran en California, Nevada, Rhode Island, Washington y Colorado. Como parte de su negocio, AMGEN emitió tarjetas de crédito de American Express a ciertos empleados que se utilizan sólo para las compras oficiales en nombre de AMGEN. El acusado admitió que todas las compras realizadas con estas tarjetas se enrutan a través de servidores de American Express en Phoenix, Arizona.

El caso fue investigado por el Servicio Secreto de los Estados Unidos con la colaboración de la Policía de Puerto Rico, y procesado por el fiscal federal adjunto Lucas Cass.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.