Contralora encuentra seria fallas en Auditoría a Academia de la Policía

09-14-15_ACADEMIA_POLICIA_1SAN JUAN – La contralora Yesmín Valdivieso publicó el lunes un informe de Auditoría sobre las operaciones fiscales del Colegio Universitario de Justicia Criminal (CUJC) el cual revela serias deficiencias en lo que respecta a las compras, las cuentas por pagar y los desembolsos relacionados con las obras y mejoras permanentes, que a su juicio no se realizaron conforme a la ley y la reglamentación aplicable.

“En el Informe se recomienda que el secretario de Justicia considere el Hallazgo 2, en el cual se evidencia que se invirtieron 396 mil dólares en la construcción de un Polígono de Motociclismo que no ha tenido utilidad. De hecho, un Ingeniero Profesional que evaluó la requisición, la orden de compra, los costos incurridos y el cumplimiento de las especificaciones, identificó decenas de deficiencias y valoró el trabajo en 186,386 dólares, o sea, que se pagó en exceso 209,614 dólares. En los anejos del 5 al 11 se presentan fotos impactantes de las deficiencias de los trabajos realizados. Por ejemplo, un panel de electricidad ubicado en el tronco de un árbol y postes de electricidad en el polígono de motociclismo”, indica la contralora en comunicado de prensa.

Valdivieso mencionó que el primero de los tres hallazgos señala que los 2.4 millones de dólares invertidos en mejoras a las instalaciones del Centro de Adiestramiento y Readiestramiento de Villalba, así como los 1.4 millones de dólares desembolsados por el contrato de arrendamiento a la Autoridad de Edificios Públicos, no tuvieron utilidad alguna.

“Nuestros auditores verificaron que el Centro no se utilizaba para proveer servicios desde abril 2012, que el gimnasio nunca se utilizó desde su construcción, y que los dormitorios y el comedor se utilizaron esporádicamente. El 30 de marzo del 2015 las instalaciones se estaban remodelando para ser utilizados por otra entidad del gobierno, -el Departamento de Educación-, con otro fin”, destacó.

El tercer hallazgo señala la inversión de 43,350 en otras obras de construcción que no tuvieron utilidad, sentenció.

“Esta situación denota la falta de diligencia por parte de la entonces Rectora y del Decano de Asuntos Administrativos que autorizó la construcción y que no protegieron los mejores intereses del CUJC”señaló.

La opinión de la Contralora es adversa y el informe cubrió el periodo del 1 de enero de 2009 al 30 de junio de 2014.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.