Complacido el CUD con el próximo fin del IVU Loto

cud-centro-unido-logo-300x1931SAN JUAN  – El Centro Unido de Detallistas (CUD), por voz de su presidente Rubén Piñero Dávila, se mostró complacido el jueves, con la decisión del secretario de Hacienda de eliminar el IVU Loto.

“Uno de los mayores problemas que ha enfrentado el sector es que se ha obligado, so pena de la imposición de multas que ascienden a 20,000 dólares, la instalación y registro en el programa a miles de comercios que no son agentes retenedores de IVU. También se requería a todo comercio, aunque no fuera agente retenedor del IVU, no solo el tener un terminal fiscal, sino también la preparación y presentación de Planillas del IVU ante Hacienda, aunque las mismas sean negativas en lo que respecta a recaudo. Esto conlleva gastos en servicios profesionales en preparación de la misma y tiempo del comercio innecesario”, comentó Piñero Dávila en un comunicado de prensa.

Por otra parte, aunque en las conversaciones que el CUD sostuvo con el Gobierno, específicamente con el entonces secretario de Hacienda, Juan Carlos Puig, hubo un compromiso de que el IVU Loto no representaría un costo adicional para el comercio, “la realidad fue otra”. “El IVU Loto ha tenido costos directos e indirectos significativos. Los costos más significativos lo son: a) la generación de llamadas para cada transacción efectuada tiene un costo para el comercio, b) el costo de papel (cerca de 13,690 dólares anual para un comercio que genera 1,000 transacciones diarias y 6,845 dólares anual para aquel que genera un promedio de 500 transacciones diarias), c) baterías, d) costos de mantenimiento, e) servicios profesionales de un contable para el cálculo de las partidas del IVU a enviar y la preparación de las Planillas Mensuales y Anuales, f) personal adicional ya que en múltiples comercios el sistema requiere la entrada de la transacción en más de un sistema, entre otros asociados. No cabe duda que solo en costos de papel para el terminal fiscal el impacto es significativo”, detalló.

“Por fin ocurrió lo que desde el principio denunciamos como un sistema oneroso, que no resolvería el propósito para lo que fue creado. Al contrario, ha tenido el efecto de minimizar las ventas, hasta el punto de perder algunas, dado al periodo de espera por el recibo. En otras palabras, crónica de una muerte anunciada”, agregó el presidente del CUD.

“Destacamos que, como institución, el CUD promueve el cumplimiento cabal con las regulaciones aplicables al sector. La responsabilidad del comercio se cumplió al registrar la venta en el sistema. Felicitamos al secretario de Hacienda por esta determinación que fue advertida por nuestra Institución hace mucho, pero que tuvo que evidenciarse con el fracaso en fiscalizar la captación del IVU y millones perdidos en su implantación”, concluyó Piñero Dávila.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.