Científicos podrían lograr crear una nueva alternativa de purificación de sangre de pacientes renales puertorriqueños

MSP Noticias- Una nueva manera de purificar la sangre de pacientes renales podría originarse en Puerto Rico gracias a la tecnología científica de purificación disponible en el Edificio de Ciencias Moleculares de la Universidad de Puerto Rico (UPR) que ha sido parte de la innovación científica en la NASA para la conversión de orina a agua potable, sostuvo en exclusiva con la Revista Puertorriqueña de Medicina y salud Pública (MSP) www.medicinaysaludpublica.com el vicepresidente de Investigación y Tecnología, el doctor Carlos Cabrera Martínez.

Hace cinco años cerebros puertorriqueños han sido parte del logro científico utilizado por la NASA para el reciclaje de la orina en el espacio y la conversión de esta agua potable.

Dicha tecnología, disponible en un equipo especial en el centro molecular de la isla, podría permitir la creación de un tratamiento complementario para pacientes renales que periódicamente tienen que someterse a la purificación de su sangre o la denominada hemodiálisis.

“Lo primero que debemos hacer es optimizar la tecnología que tenemos que purificación de orina para hacer el equipo autosuficiente y luego meternos a esta área de diálisis de la sangre. Esto podría ser un complemento de tratamiento médico”, indicó el doctor Cabrera Martínez.

No obstante, aunque aún es una etapa temprana para asegurar los beneficios de la nueva tecnología salubristas, el doctor Cabrera Martínez se mostró optimista en que lo que pudiera ser una revolución científica para pacientes renales sea de mayores beneficios que el tratamiento de hemodiálisis actual.

“Buscaremos contar con profesores del Edificio del Recinto de Ciencias Médicas para aplicar esta tecnología en estos pacientes. Aún estamos diseñando el plan que podría lograrse en el Edificio Molecular. La aplicación de la purificación de orina como parte de nuestro proyecto de la NASA es lo que nos permitiría lograr esto, que sería como una nueva forma de hacer diálisis y purificar la sangre”, declaró el científico.

La incidencia renal en Puerto Rico ascendió a 1,425 pacientes en el 2013, un aumento de 28% comparado al año 2000. A la misma fecha, la prevalencia reflejaba 5,275 pacientes, un 48% más comparado al 2008. Mientras, la mortalidad ascendió a 1,071 pacientes, un aumento de 14% en el mismo periodo, según datos provistos por el Centro Renal de Puerto Rico (CRPR).

Este año este medio reportó en exclusiva un estudio del Mayagüez Medical Center que destapó la triste realidad de los pacientes renales del área Norte y Oeste de la isla donde la mayoría presentó síntomas depresivos y no recibían atención psicológica o psiquiátrica en los centros donde reciben los tratamiento de hemodiálisis.

“En Puerto Rico la mayoría de los centros de diálisis no hay la ayuda de psicólogos o psiquiatras para estos pacientes que reciben el tratamiento de hemodiálisis. Sí hay la ayuda de nutricionistas, trabajadores sociales, entre otras, pero ninguna de ayuda psicológica que mida la prevalencia de depresión en estos pacientes y tratarla adecuadamente. Mi meta es identificar un cernimiento adecuado para estos pacientes, con psicólogos y se logran tratar a tiempo, lograremos que estos pacientes estén más comprometidos con su salud”, explicó la doctora Mitchell Hernández, autora del estudio.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.