Arrastra los pies el gobierno con la Junta de Control Fiscal

SAN JUAN  – Luego de reiteradas argumentaciones en torno a la necesidad de atender con la mayor celeridad posible todo lo relacionado con la reestructuración de la deuda pública para poder encaminar una nueva estrategia de desarrollo económico para Puerto Rico, la administración del gobernador Alejandro García Padilla parece arrastrar los pies tras el anuncio de que el proyecto de ley que crearía la Junta de Control Fiscal será presentado a la legislatura justo antes de la fecha límite para la presentación de medidas durante la presenta sesión legislativa.
“Dentro de tres semanas”, dijo la representante Sonia Pacheco sobre cuando presentaría el gobernador el proyecto de la Junta, “porque faltan unas recomendaciones que en el día de hoy se están dando y adicional a eso se están evaluando otras recomendaciones”.

De acuerdo con declaraciones anteriores del presidente de la Cámara Jaime Perelló, el proyecto que crearía la Junta de Control Fiscal es el único dentro del paquete de medidas anticipadas como parte del Plan de Ajuste Fiscal (PAF) que estaría siendo considerado durante esta sesión.
Pero el plazo de tres semanas para su presentación implica que la legislatura recibiría el proyecto cerca de, o en la fecha límite para presentar nueva legislación durante la presente sesión legislativa. Esto significa que, de insistir el gobernador en la aprobación, los legisladores dispondrían de muy poco tiempo para requerir ponencias, hacer vistas públicas y/o hacer las correspondientes evaluaciones de un proyecto de ley que ya es antecedido por la controversia. De hecho, una cantidad significativa de legisladores de mayoría y minoría han expresado sus reservas sobre la constitucionalidad del mismo y su interés en examinarlo con detenimiento. No obstante, eso no necesariamente sería posible si el Ejecutivo insiste en la aprobación tipo “fast track” del proyecto.
Por otro lado, si ocurre que la medida no contara con los votos suficientes para ser aprobada en cualquiera de las cámaras legislativas, entonces la discusión y consideración de la misma podría extenderse hasta la próxima sesión legislativa que comienza a enero de 2016, por lo que los supuestos planes del gobierno para la reestructuración de la deuda pública se verían postergados hasta entonces.
“Ciertamente, cuando llegue el proyecto de la Junta de Control Fiscal, lo veremos, lo evaluaremos como el país necesita que lo hagamos y lo aprobaremos. La Junta de Control Fiscal es una medida que es responsable, es una medida en la que un gobernador está diciendo ‘yo gobernador cedo parte de mis poderes para lograr que el mercado tenga confianza en que los planes de Puerto Rico se van a cumplir’… Y eso es una manera responsable de gobernar”, señaló el senador Ramón Luis Nieves, quien sin embargo, se negó a ofrecer detalles específicos del propuesto proyecto.

“Las preocupaciones y las recomendaciones, yo creo que, como legisladores, la conferencia legislativa merece que tengamos un respeto y que mantengamos ese tipo de discusiones adentro de donde se tiene que mantener”, dijo Nieves a manera de justificación para su silencio.
Sobre los cuestionamientos constitucionales que se han levantado de parte de los opositores a la Junta de Control Fiscal, el legislador señaló que cada vez que la legislatura aprueba leyes para la creación de una nueva agencia, está efectivamente, delegando poderes legislativos y también pueden delegarse poderes ejecutivos. No obstante, Nieves aclaró que “el concepto clave de la Junta de Control Fiscal implica una delegación de los poderes del Ejecutivo”, lo que, según él, hace la medida una “constitucionalmente viable”.
Por su parte el Secretario de la Gobernación Víctor Suárez reconoció que el proyecto aún está en etapa de borrador y que aún persisten áreas en discusión.
“Ya hay un borrador, lo que queríamos era discutir primero los detalles de esa junta. Todavía hay análisis legales y hay asuntos que no hemos decidido. Hoy planteamos algunos asuntos que todavía están sin decidir”, señaló Suárez, quien señaló que la presentación del proyecto en la legislatura podría coincidir con el inicio de las negociaciones con los bonistas.

Suárez aseguró que no es necesario que el proyecto de la junta haya sido presentado a la legislatura antes del inicio de las negociaciones.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.