Residentes de urbanización de Arecibo alegan viven prisioneros

Catedral_de_Arecibo_2-300x225ARECIBO  – El legislador municipal por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) en Arecibo, Rubén Marín Miranda denunció la falta de tranquilidad y seguridad que han estado expuestos los residentes de la Urbanización Villa del Mar por la mala implementación y uso de los seis quioscos ubicado en el Paseo Víctor Rojas.

“No hubo reunión con los residentes, ni tampoco hubo subasta pública para el arrendamiento de los quioscos, como tampoco hubo cambio de zonificación o clasificación del Paseo Víctor Rojas de parte de la Administración Municipal de Arecibo o de la Junta de Planificación. Esto ha sido un atropello contra una comunidad que en su inmensa mayoría son ciudadanos retirados y de edad avanzada que le han arrebatado la paz y la seguridad. Como muy bien expresó la señora Martés: ‘vivimos enjaulados en nuestra propia casas’”, comentó Marín.

Según el legislador arecibeño, Marta Lima, portavoz de la comunidad de Villa del Mar expuso mediante ponencia escrita la situación que está atravesando la comunidad en el salón de actos del municipio de Arecibo que fue abierto para el público alrededor de la 6:00 de la tarde del martes 4 de agosto ante un ambiente tenso y con la presencia de la policía estatal.

Alegó que el Paseo Víctor Rojas se ha convertido en un lugar de consumo de alcohol donde no hay estacionamiento alguno para las personas que visitan el mismo, obstruyendo las entradas de los residentes con sus vehículos estacionados. El ruido, el desorden, la falta de seguridad pública y las acciones ilegales que se realizan ponen la tranquilidad de los residentes en peligro. El acceso al Hospital Metropolitano Dr. Francisco Susoni, muy cercano al Paseo es dificultado por la congestión de los vehículos, creando una situación que puede poner la vida en riesgo de un paciente ante un evento de una emergencia.

Finalmente, Marín hizo un llamado al alcalde Carlos Molina y la administración municipal de Arecibo para enmendar dicha ordenanza y utilizar los quioscos para la venta de refrigerios y comida ligera que fue el proyecto original avalado por el mismo alcalde.

“No hay razón alguna de mantener una ordenanza que ha permitido el beneficio de unos pocos a cuesta de la tranquilidad y la seguridad de los residentes de la Urbanización Villa del Mar”, finalizó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.