Médicos y religiosos promueven consentimiento informado sobre cannabis medicinal

imagesSAN JUAN  – Un grupo de profesionales de la salud, junto a varios líderes religiosos, endosaron el lunes la utilización, moderada y regulada, del cannabis para tratar condiciones médicas.

“Apoyamos el uso del compuesto tetrahidrocannabinol (THC) del cannabis para tratar a los pacientes, que debido a sus condiciones de salud, se encuentren en la llamada etapa terminal, al igual que para aquellas personas que tiene una condición crónica diagnosticada. Queremos ser claros en algo, es imperativo que el proveedor de estos servicios le informe, desde el primer día, al paciente y sus familiares sobre todo lo relacionado con este novel tratamiento, para así tener una transparencia en el Modelo Proceso Decisional de manera responsable con la Ética Aplicada”, señaló en un comunicado el doctor Miguel Arrieta, psicólogo, analista decisional y presidente Fundación Movimiento Ético.

El junte histórico de miembros de estos dos importantes sectores de la sociedad se da a sólo días de que el Departamento de Salud (DS) realice una serie de vistas públicas para determinar las regulaciones que tendría que imponer la agencia en el desarrollo y administración de un programa de cannabis medicinal en la isla. Los profesionales asistirán a las vistas pautadas para el 27 y 28 de agosto.

El grupo exhortó a la secretaria de la Salud, Ana Ríus, a incorporar en el Reglamento sobre el uso y manejo del cannabis medicinal la disposición del Consentimiento Informado, al igual que otras recomendaciones sugeridas.

“Entendemos que hay que establecer a las compañías que estén interesadas en entrar a este mercado a invertir parte de sus ganancias en una campaña de concientización a la ciudadanía en favor al buen uso medicinal del cannabis. Tal y como sucedió con las compañías tabacaleras en los Estados Unidos en los años noventa, a pesar de que en Puerto Rico no se está considerando una opción el tratamiento fumado en cannabis medicinal. Además, que la academia y el Departamento se comprometan a invertir en investigación y desarrollo de productos médicos derivados del cannabis. La inversión en la investigación clínica es vital para nosotros”, dijo Arrieta.

Por otra parte, el farmacéutico John Reyes aseguró que una parte esencial del tratamiento tiene que ser el Consentimiento Informado seguido del monitoreo del cumplimiento del tratamiento del paciente.

“El tratamiento de cannabis medicinal basado en evidencia científica no es igual a la marihuana que se vende en la calle. Esto es algo profesional, clínico, por eso es que insistimos que el paciente, así como sus familiares tengan el derecho a conocer todo relacionado a este tratamiento. Por ejemplo, el paciente debe saber la calidad y consistencia de la formulación de medicamento que estará recibiendo. Que se informe sobre el progreso en el tratamiento y los resultados. Sobre todo, se tiene que informar que al final de su tratamiento no se justifica el continuar utilizando el cannabis para otros fines”, añadió el doctor José Rodríguez Orengo, catedrático del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

Mientras, el padre Carlos Pérez, endosó la iniciativa del llamado Consentimiento Informado en el tratamiento con cannabis basado en Estándar Éticos en la Toma de Decisiones, y abogó por mayores restricciones al desarrollo, cultivo y administración de esta sustancia.

“Es bien importante que se respete la decisión del paciente, sea cual sea, y que la misma este basada en información clínica y en sus creencias”, expresó Pérez quien es licenciado.

Mientras tanto, Arrieta, indicó que todo proveedor de la salud que trabaje con el tratamiento del cannabis medicinal debe registrar este proceso de toma de decisiones en su expediente.

“En el tema del cannabis medicinal, es importante desde el aspecto ético, tomar en cuenta el interés y plena participación del paciente en su tratamiento, de forma tal que no se asuma una posición de protección que vaya a inducir el uso del medicamento sin el debido consentimiento”, comentó Roberto De Jesús, sicólogo industrial.

Por otro lado, la doctora Lourdes Moreno-Martínez, señaló que “el Consentimiento Informado más allá de ser un requisito legal del expediente médico, es la herramienta vital que tenemos los profesionales de la salud para empoderar al paciente con su tratamiento. A mayor empoderamiento del paciente, mejor será la prognosis del tratamiento”.

El doctor Armando Collazo, ginecólogo y obstetra y especialista en manejo de condiciones crónicas y resultados clínicos, dijo que hay que colocar controles en el desarrollo de este plan para que no se “abra un mercado” descontrolado del cannabis, donde se sustente las guías clínicas específicas del manejo adecuado de las condiciones crónicas, que redunde en el mejor cuidado de la salud poblacional.

Por otra parte, Reyes sostuvo que “no respaldamos los mercados de marihuana medicinal que se han desarrollado en otras jurisdicciones de los Estados Unidos, donde existen dispensarios en donde las personas adquieren partes de la planta -como la hoja o la flor- para usos medicinales fumado. Entendemos que esto se tiene que hacer de forma estructurada y que se desarrollen formulaciones del cannabis en lugares controlados y que sean despachados bajo los controles adecuados y específicos”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.