Destacan beneficios de proyecto para evitar muertes por sobredosis

08-25-15_Vargas_VidotEL CAPITOLIO – El Departamento de Salud y entidades no gubernamentales tales como Iniciativa Comunitaria avalaron el martes, el Proyecto del Senado 1445 que establece un acercamiento salubrista hacia los usuarios de opiáceos para evitar muertes por sobredosis.

La medida establece la política de buen samaritano, provee protecciones a testigos, personal médico o personas usuarias de drogas que atiendan a una víctima de sobredosis de opiátos.

Así mismo, el proyecto de la autoría del presidente del Senado, Eduardo Bhatia y del senador Miguel Pereira, busca establecer un método de avanzada para atender el problema de sobredosis sin que exista temor a sanciones legales.

En su ponencia ante la Comisión de lo Jurídico, Seguridad y Veteranos del Senado, que preside Pereira, la secretaria del Departamento de Salud (DS), doctora Ana Ríus Armendáriz expresó que “este proyecto presenta una intención legislativa loable y beneficiosa para el pueblo de Puerto Rico. Se deben continuar creando iniciativas que continúen reduciendo el número de muertes por razón de sobredosis”.

Mientras, el doctor José Vargas Vidot, director de Iniciativa Comunitaria, sostuvo que el fenómeno de la adicción en Puerto Rico merece trabajarse considerando los elementos culturales adosados a la conducta de los adictos en el País. Al defender la medida, dijo que “sería vergonzoso ver que se levante objeción sobre la protección de la vida misma”. Vargas Vidot reiteró la importancia de establecer un plan nacional de drogas formal en el País.

Por su parte, el doctor Rafael Torruella, director de Intercambios PR destacó la importancia de que la medida disponga un plan de educación sobre el tema. “No es suficiente actuar sobre la sobredosis, es importante educar para prevenir que suceda”, expresó en un comunicado de prensa. Torruella sostuvo que la medida parte desde un punto de vista de salud pública y de reducción de daños, no desde la criminalización y la prohibición de las drogas. “Así mismo deja atrás el estigma de mirar negativamente al usuario”, manifestó.

La investigadora social, doctora Deborah Upegui Hernández, quien también participó de la vista, representó voces de participantes de iniciativas similares en los Estados Unidos y relató cómo éstos utilizan métodos caseros para salvar vidas en peligro por sobredosis.

Por su parte, la administradora de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA) Carmen Graulau, también favoreció la aprobación del proyecto y lo catalogó como un esfuerzo importante y una gran pieza de contenido social. Graulau sugirió, sin embargo, que sea ASSMCA el organismo gubernamental que establezca y desarrolle el programa para el uso y accesibilidad del medicamento (naloxona). Así también recomendó que se condicione que la víctima procure y reciba tratamiento para combatir su dependencia y abuso de sustancias.

Así mismo, el Departamento de Salud hizo recomendaciones relacionadas al presupuesto que actualmente tiene la agencia, así como algunas definiciones sobre las instituciones no gubernamentales que puedan participar de la administración de la naxolona para atender los casos.

El proyecto protege de cargos criminales a quien sufra de una sobredosis y a quienes estén presentes para socorrerle ante cualquier evidencia de material ilícito relacionado a sustancias controladas que estén presente en la escena. Se releva además, de responsabilidad legal a individuos, oficiales de ley y orden y de primera respuesta que administren una dosis de naloxona a una persona, ante una situación donde razonablemente y de buena fe entiendan que la persona está sufriendo una sobredosis de opiáceos.

Se dispone que el Departamento de Salud (DS) establezca un programa de Prevención de Sobredosis de Opiatos a través del cual se capacitará a organizaciones sin fines de lucro o no gubernamentales para que a su vez orienten al público sobre como detectar una sobredosis de opiatos y facilitar el acceso al antídoto conocido como naloxona.

En Estados Unidos cada día mueren 120 personas como resultado de una sobredosis, en su mayoría de forma accidental. Solo en el 2013 se reportaron 46,471 muertes precipitadas por el uso de drogas en todas las jurisdicciones de los Estados Unidos. De acuerdo con los datos provistos por el Instituto de Ciencias Forenses, en Puerto Rico se evidenciaron sobre 950 muertes por intoxicación de opiatos, cocaína, alcohol y otras sustancias controladas entre los años 2009 al 2014. Esto es un promedio de 200 muertes anuales, en su mayoría varones entre las edades de 19 a 60 años.

La naloxona es un medicamento que ya se utiliza con éxito en Estados Unidos desde 1996, así como en otros países, y que funciona al detener el efecto de los opiatos en el cerebro, evitando que la víctima muera al detenerse su sistema respiratorio.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.