Culpable miembro de ganga que traficaba cocaína entre San Martín y Puerto Rico

rosa emiliaSAN JUAN- La jefa de la Fiscalía Federal en la isla, Rosa Emilia Rodríguez informó el miércoles que un individuo fue hallado culpable por un caso de tráfico de drogas entre San Martín y Puerto Rico como parte de una organización que además lavaba dinero usando el sistema de Lotería de la isla.

Según Rodríguez el convicto fue identificado como Delfín Robles Álvarez, quien encaró un juicio de cuatro días por conspiración para distribuir cocaína con el propósito de importación ilícita; conspiración para importar cocaína y conspiración para cometer lavado de dinero.

Las autoridades federales indicaron que el juez federal del Tribunal Federal de San Juan, Juan Pérez Giménez presidió el juicio en el que ocho co conspiradores se declararon culpables y esperan ser sentenciados. Otro acusado sería extraditado. Un jurado escuchó el testimonio de expertos que probaron que Robles Álvarez participó voluntariamente a sabiendas de la conspiración.

Rodríguez indicó que de acuerdo con la acusación, entre 2005 y 2014 Robles Álvarez conspiró con los demás acusados para poseer con intención de distribuir más de cinco kilogramos de cocaína desde San Martín hasta Puerto Rico.

Precisó que durante el proceso judicial, se presentó evidencia de videos, sonidos y grabaciones de llamadas telefónicas como parte de la investigación que la Agencia Federal Antidrogas (DEA por sus siglas en inglés) hizo a una organización responsable por traficar más de dos mil kilogramos de cocaína entre ambas islas, así como por lavado de más de 12 millones de dólares.

La fiscal federal además señaló que la compleja conspiración involucró múltiples participantes para llevar a cabo el contrabando tanto por mar como por aire, así como diversas formas de lavado del dinero producto de esas actividades, entre las que estaba el sistema de Lotería de Puerto Rico.

El caso fue procesado por la fiscal federal Mariana Bauza y el fiscal especial Glenn Goetchius. El individuo enfrenta una pena máxima de hasta cadena perpetua y una posible multa que sería determinada por el juez.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.