Comisión Cameral atiende proyectos que evalúan condiciones de empleo de personas dedicadas al servicio doméstico

Rep_Santa_pregunta_a_los_deponentes_de_la_Vista_PúblicaEL CAPITOLIO  – La Comisión de Asuntos Laborales y Sistemas de Retiro de la Cámara de Representantes, presidida por el representante Jesús Santa Rodríguez, atendió el jueves en vista pública dos proyectos que buscan otorgar más protección contra ambientes hostiles y condiciones de trabajo injustas y discriminatorias en lo que respecta a la jornada laboral, salario, condiciones y seguridad en el empleo de las empleadas y empleados domésticos.

Al presente, no existe, según se informó, un decreto mandatorio que cobije a estos trabajadores.

El Proyecto de la Cámara 2408, presentado por el representante Ramón Luis Cruz Burgos, busca atemperar la Ley Número 80 de 30 de mayo 1976, según enmendada, conocida como “Ley de Indemnización por Despido Injustificado”, para que incluya a las empleadas y trabajadores en el servicio doméstico con base en jurisprudencia resuelta por el Tribunal Supremo. Al tiempo, el Proyecto de la Cámara 2383 propone la creación de la Carta de Derechos de Empleados y Empleadas Domésticas, estableciendo definiciones y criterios de protección contra el discrimen y condiciones de trabajo injustas, peligrosas y abusivas.

La procuraduría de las Mujeres, representada por Josefina Royo, favoreció la medida, ya que provee a las empleadas y empleados domésticos un andamiaje legal que regularía su profesión al establecer unas garantías mínimas, al igual que derechos y obligaciones para los empleadores. Asimismo, acudió Wanda Simons, en representación del Departamento de Justicia, que no presentó objeción legal a continuar el trámite legislativo necesario para atender las medidas.

Por su parte, el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, representado por la procuradora del Trabajo, Dimarie Méndez, propuso enmiendas a la medida 2383 que atendieran, por ejemplo, que se dispongan obligaciones o deberes a los patronos de empleados en el servicio doméstico para guardar o conservar aquella documentación relacionada con las horas de labor de éstos.

Méndez estimó que son unos 10,000 los empleados domésticos en el País, pero reconoció que no existen estadísticas en torno al perfil de este grupo de trabajadores. A preguntas de Santa Rodríguez sobre la existencia de estadísticas de discrimen y maltrato de éstos, Méndez informó que la Unidad Antidiscrimen atiende las querellas sin que sean categorizadas por tipo de trabajo, pero que hay un reconocimiento de que muchos de éstos son indocumentados y temen acudir a las autoridades en busca de protección.

“Es esencial proveer el andamiaje legal que regule la faena de las empleadas y empleados domésticos con el fin de que gocen de unas garantías mínimas y derechos, así como definir obligaciones a los empleadores dirigidas a desalentar el discrimen y que expongan a estos trabajadores a condiciones de trabajo injustas, abusivas y riesgosas“, enfatizó Santa Rodríguez.

Concluyó que la labor de estos trabajadores ha evolucionado, de limitarse a la limpieza del hogar y confección de alimentos, al cuidado de niños, así como de envejecientes y personas de salud frágil, lo que requiere cuidados especiales y administración de medicamentos.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.