Coincidencia de exgobernadores Acevedo Vilá y Fortuño Burset sobre las Alianzas Público Privadas

Diario:PoliticaSAN JUAN – Los exgobernadores Aníbal Acevedo Vila y Luis Fortuño Burset, en su momento adversarios políticos, coincidieron el martes en la noche en que una de las principales estrategias para promover el desarrollo económico en Puerto Rico son las Alianzas Publico Privadas (APP), sin embargo, con requisitos y condiciones particulares.

“Debemos reformar el aparato de Gobierno, pero también debemos reformar al sector privado. Tenemos que entender que el ‘business as usual’ ya no es la forma de hacer la forma de hacer las cosas…Las APP no pueden esperar todas las garantías del Gobierno, como ha ocurrido en el pasado. El sector privado tiene que sacarse de la mente que el Gobierno lo va a dar todo”, sentenció Acevedo Vilá, durante el panel Que Hacemos por Puerto Rico 2, refiriéndose a la necesidad de que el sector privado traiga a las APP nueva inversión y “dinero nuevo”.

El exgobernador popular señaló a manera de ejemplo, que la única APP que ha traído inversión nueva a Puerto rico fue la del Teodoro Moscoso que asumió la construcción de la vía sobre la Laguna San José, aunque con ciertas garantías de parte del Gobierno, algo que “hoy en día no sería posible”.

La economista Heidi Calero, que también formaba del panel coincidió con los señalamientos de Acevedo Vila y cuestionó la utilidad de las APP en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín y en las carreteras PR-22 y PR-5.

“El aeropuerto ya estaba construido. ¿Qué inversión había que hacer ahí?… El expreso [PR-22] estaba construido. ¿Qué se hace ahí?”, cuestionó la economista antes de reiterar la necesidad de que el Gobierno reenfoque las negociaciones en torno a las APP.

Por su parte, el exgobernador Fortuño Burset inmediatamente ripostó que en el caso particular de la APP en el aeropuerto LMM se negoció el requisito de una inversión de 250 millones de dólares durante los primeros 36 meses de operación de la empresa AeroStar Holdings.

“Con el aeropuerto nosotros negociamos el que se invirtieran 250 millones de dólares en los primeros 36 meses de administración del nuevo operador”, dijo Fortuño Burset antes de explicar que también bajo su administración se otorgaron permisos a nuevos operadores privados para que dieran servicio marítimo de transportación a las Islas Municipio de Vieques y Culebra.

Sobre el expreso PR- 22, Fortuño Burset reconoció que “eso ya estaba hecho”. Pero Acevedo Vila ripostó que “lo que se debió hacer ahí fue negociar la extensión del expreso hasta Aguadilla”.

Sobre la posibilidad de que el gobierno de Estados Unidos le permita a Puerto Rico acogerse al Capítulo 9 de la Ley de Quiebra Federal, y así poder reestructurar su deuda, los panelistas también encontraron terreno común.

“Debemos restaurar la confianza interna y externa. Puerto Rico no fue disciplinado, pero no debemos mirar atrás. Debemos tener la disciplina para restaurar la confianza y reestructurar la deuda…”, dijo el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, quien incluyo en la estrategia de reestructuración su propuesta para reducir los gastos, del gobierno, aumentar los recaudos y no considerar impagable, sino reestructurar el pago de la deuda.

Acevedo Vila coincidió con su correligionario en que los 72 mil millones de deuda “no son el problema, sino cuanto se paga en servicio a esa deuda y como todos los años se tiene que dedicar más dinero para ello”.

Por su parte, el comisionado residente Pedro Pierluisi aunque coincidió con la necesidad de que Puerto Rico pueda acogerse al Capítulo 9 de Quiebra Federal, recalcó que no debe hablarse de un impago, sino que se deben utilizar distintas estrategias para garantizar el desarrollo económico de la Isla y el pago a sus acreedores.

“El rol del Gobierno debe ser el motivar el crecimiento económico. Hay que reducir los impuestos, mejorar la captación, reestructurar el Departamento de Hacienda y repensar la manera de hacer Gobierno. Ya es hora de tener un presupuesto realista de base cero”, señaló Pierluisi.

Para el comisionado residente, la deuda del Gobierno Central es manejable porque su vencimiento es escalonado a 20, 30 o 40 años.

“La deuda que no se puede manejar es la de las corporaciones públicas. El préstamo de 3,500 millones de la Autoridad de Energía Eléctrica por ejemplo, resulta oneroso. Y eso es una deuda que se puede renegociar”, añadió.

En el panel Que Hacemos por Puerto Rico 2, que se celebró en la noche del martes en el Museo de Arte de Puerto Rico en Santurce, participaron además los especialistas en finanzas Julio Cabral, Claudio Loser y los empresarios Manuel Cidre y Enrique Kike Cruz, quien fungió como moderador del panel.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.