Sentencian a los dueños de armeria cerrada por los federales

Justicia-300x2192SAN JUAN  – María del Carmen Rivera Negrón y Julio Colón Santiago, dueños del Lawman Gun Shop de Bayamón, fueron condenados a 24 meses y 36 meses de prisión, respectivamente, por la producción ilegal de documentos para portación de armas de fuego, informó el miércoles la fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez Vélez.

Los acusados ​​se declararon culpables el 11 de agosto de 2014.

“A los acusados, distribuidores de armas con licencia federal y dueños de tienda de armas, ​​les fueron otorgados una responsabilidad, tanto por las autoridades locales y federales. Con la garantía de que las armas fueran colocadas sólo en las manos de aquellos que deberían tenerlas. Los acusados ​​negociaron y abusaron ​​de la confianza por dinero en efectivo. Esto es simplemente incorrecto, especialmente en nuestra isla, donde la violencia armada es una preocupación constante”, dijo Rodríguez Vélez en un comunicado de prensa.

Según la fiscal federal, en o alrededor del 21 de mayo de 2012, los acusados ​​hicieron voluntariamente e intencionalmente, sin autoridad legal, la producción de documentos de identificación y autenticación falsos, a saber, una licencia de portación de armas, con la ayuda del abogado y notario público Antonio Peluzzo Perotin.

María Del Carmen Rivera Negrón y Julio Colón Santiago copropietario de Lawman Gun Shop son distribuidores de armas de fuego con licencia federal (FFL). Estos usando sus cargos, emitían permisos de portación de armas en un esquema donde involucraron a 250 víctimas y más de un millón de dólares en pérdidas, para el Departamento de Hacienda.

Los acusados ​​utilizaron sus habilidades especiales como propietarios de un concesionario de armas de fuego y distribuidores con licencia federal con el fin de llevar a cabo el plan.

Los acusados admitieron que el esquema permitió a individuos no calificados llevar armas de fuego sin ser investigados adecuadamente bajo la ley, evitando así los procesos legales, judiciales y burocráticos para la obtención de un permiso de portación de armas.

El exabogado Antonio Peluzzo Perotin fue condenado el 25 de marzo de 2015, a 90 meses de prisión y tres años de libertad supervisada. Julio Medina Mojica, expresidente del Club de Tiro de Humacao, fue sentenciado a 27 meses de prisión.

El caso fue procesado por los fiscales José Capó Iriarte y Lucas Cass.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.