Se amplían los recursos científicos de la JCA, aportando al desarrollo de la academia y la comunidad científica

07-02-15_Foto_1SAN JUAN  – La Junta de Calidad Ambiental (JCA) y el Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico firmaron el jueves un acuerdo de colaboración, mediante el cual el Laboratorio de Investigaciones Ambientales de Puerto Rico se mudará a unas nuevas instalaciones en la Ciudad de las Ciencias en los predios del Fideicomiso en Río Piedras.

Según Weldin Fernando Ortiz Franco, presidente de la Junta de Calidad Ambiental, “en nuestro nuevo hogar en la Ciudad de las Ciencias, y en el umbral de los 45 años de la Junta, el Laboratorio redoblará esfuerzos para realizar investigaciones científicas sobre diversos asuntos ambientales. De esta manera aseguramos la protección de la salud y el bienestar de los ciudadanos. Se fortalecerá también, el cumplimiento con la política pública ambiental estatal y federal, así como la conservación de los recursos naturales y ambientales”.

Informó que la iniciativa cumple con la misión del Fideicomiso de adelantar la agenda científica del país, además de robustecer el quehacer de la JCA. Una vez inaugurado, el Laboratorio será una instalación de calibre mundial dotada con equipos, instrumentación y recursos modernos de alta gama, optimizando así, las capacidades de la JCA. También servirá como recurso del Fideicomiso para impulsar la investigación científica y ambiental en la isla. Con un financiamiento del Fideicomiso de aproximadamente dos millones de dólares, la construcción del edificio que albergará el Laboratorio será finalizada para verano de 2016.

Por su parte Luz “Lucy” Crespo, principal oficial ejecutiva del Fideicomiso, reiteró que “le damos la bienvenida al Laboratorio a la Ciudad de las Ciencias. Con estas facilidades reafirmamos nuestro compromiso con definir e implantar la política pública del País para la investigación y el desarrollo en la ciencia y la tecnología. Esto incluye el avanzar la inserción de Puerto Rico en la economía del conocimiento a nivel global. Invertir en proyectos de ciencia e investigación redunda en el bienestar económico, social y educativo de la Isla”.

Asimismo, “uno de los roles más importantes del Fideicomiso es impulsar el desarrollo de infraestructura para que Puerto Rico sea cuna de ciencia y tecnología, al servicio de los ciudadanos. Además de servir como integrador de distintos sectores para consolidar y maximizar sus esfuerzos en pos de la economía del conocimiento. En esta ocasión, se integra la academia, el gobierno y el sector privado con el fin de impulsar el potencial de nuestros talentos en las ciencias ambientales”, aseguró el licenciado Iván Ríos Mena, Principal Oficial de Operaciones.

Su nueva sede en la Ciudad de la Ciencias permite que el Laboratorio maximice su rol en la academia y la comunidad científica. Esto incluye la colaboración con agencias gubernamentales, convenios con universidades públicas y privadas para proyectos de investigación ambiental y enlaces estratégicos entre el sector público, privado y la academia. Además, establece un modelo integrado y viable para el desarrollo de una zona de investigación de la ciencia en Puerto Rico, entre otros.

Entre las operaciones principales del Laboratorio de Investigaciones Ambientales se destacan el realizar las pruebas de calidad de aire y agua que le permiten emitir las alertas y la información que sea necesaria para la ciudadanía, y establecer políticas de control de emisiones para distintas regiones del país, entre otras.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.