Lufthansa inicia sus operaciones en Puerto Rico

image_galleryAGUADILLA – El gobernador Alejandro García Padilla visitó el viernes las nuevas instalaciones de Lufthansa Technik, en Aguadilla, quienes iniciaron sus operaciones recibiendo el pasado lunes el primer Airbus A-320 de la línea aérea Spirit Airlines, convirtiéndose así en el primer avión al que se le hará chequeos periódicos.

“Supimos que Lufthansa buscaba el lugar idóneo donde establecer su primer centro de mantenimiento, reparación y reacondicionamiento de aviones para Las Américas. Soñamos que ese centro estaría en Puerto Rico. Nos acercamos y los convencimos de lo que siempre supimos: que, de entre todos los destinos de las Américas, éramos el mejor para materializar los planes de Lufthansa”, afirmó el primer ejecutivo en un comunicado de prens.

Sostuvo que la inversión total de este proyecto de desarrollo económico es de 60.4 millones de dólares y el beneficio económico para Puerto Rico es de 2,200 millones de dólares a 30 años. De igual manera, una vez completado el proyecto a cabalidad, generará alrededor de 400 empleos directos. Las instalaciones de Luftansa en Puerto Rico, se extienden sobre un área total de 215,000 pies cuadrados y en su configuración final ofrecerá cinco líneas de base, controles de mantenimiento pesado y otros trabajos de mantenimiento de aviones de fuselaje estrecho.

“Este inmenso hangar se levanta donde, hace 20 años, parecía alejarse la esperanza que despertó el traspaso de la base aérea Ramey al pueblo puertorriqueño. Hoy el aeropuerto Rafael Hernández adquiere nueva vida”, dijo García Padilla.

La ubicación de Lufthansa Technik en Aguadilla, en el borde oeste de Puerto Rico, le permite que esté a poca distancia de vuelo de todas las aeronaves de la familia A320 de Airbus en las Américas.

Entretanto, 45 mecánicos de aviación puertorriqueños ya han ido a Alemania como parte de su entrenamiento, y otros 50 les seguirán pronto. Todos ahora son parte de la economía del conocimiento y la innovación que necesita Puerto Rico para un desarrollo económico sostenible.

Por otro lado, la llegada de Luftansa trae consigo la creación del nuevo Instituto Aeronáutico y Aeroespacial de Puerto Rico, como fruto de una alianza entre la Universidad de Puerto Rico y el Departamento de Educación. El mismo inició operaciones en marzo con un programa en el Recinto de Aguadilla de la UPR, uniéndose a la Puerto Rico Aviation Maintenance Institute (PRAMI) en Ceiba, garantizando así la continuidad en la formación de mecánicos de aviación. En el Instituto, los estudiantes pueden obtener en seis meses la certificación requerida – en alianza con Lufthansa Technik – para trabajar como ayudante de mecánico de aviación y realizaran su práctica en la empresa.

“Ya hemos graduado sobre 1,000 estudiantes de mecánica de aviación en PRAMI y el 92% de los graduados pasan la reválida para obtener su licencia”, informó el gobernador.

De igual forma, en esta fase inicial, siete empresas puertorriqueñas, pequeñas y medianas, ya han suscrito contratos con Lufthansa para proveer diversos servicios, como abastecimiento de combustible, seguridad y diseño de muebles, entre otros.

“Este hangar, este avión y estos trabajadores son un nuevo hito en el desarrollo de una industria aeroespacial de alcance hemisférico. Una industria aeroespacial que nos confirma que el Estado Libre Asociado, que mañana cumple 63 años, es capaz de seguir sirviéndole bien al pueblo puertorriqueño”, apuntó el primer mandatario.

La industria aeroespacial que tiene como epicentro a Lufthansa, pero es aún mayor ya que incluye a Honeywell y su laboratorio de tecnología aeroespacial, en Moca; a Infosys en Aguadilla; y otras grandes empresas, como Infotech, Lockheed-Martin, ESSIG Research, Florida Turbine y Axon, entre otras, concentradas en esta punta noroeste de Puerto Rico.

“Somos la generación que recibe la bandera del cambio que enarboló la noble generación transformó nuestro país de la pobreza a un ejemplo de prosperidad y justicia social. Somos la generación del cambio, del cambio que ya comenzó”, concluyó García Padilla.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.