“La intención siempre fue no pagar” dice Seilhamer.

seilhamer_noticel-300x1502EL CAPITOLIO  – El portavoz del Partido Nuevo Progresista (PNP) en el Senado, Larry Seilhamer Rodríguez, aseguró el jueves, que “la intención de los legisladores del Partido Popular Democrático (PPD) fue claramente no pagar la deuda” con la Corporación de Financiamiento Público (PFC, por sus siglas en inglés), esto porque “en el Comité de Conferencia sobre el presupuesto tacharon y dejaron sin efecto la asignación de 90 millones de dólares que correspondía a ese pago”.

“Sin embargo, asignaron 275 millones de dólares a una cuenta independiente en el Departamento de Hacienda cuya utilización y distribución solo podrá ser autorizada por la Asamblea, pero que no es exclusivamente para el pago de deuda lo que ya advertimos podría convertirse en un barrilito, en momentos de crisis fiscal”, dijo el senador en un comunicado de prensa.

“Ahora la presidenta del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), Melba Acosta, en un intento desesperado de decir que no es un “default” asegura que el dinero para la PFC lo van a tomar de los 275 millones de dólares que asignaron a una cuenta en Hacienda. La situación es que ese dinero tiene que ser asignado mediante Resolución en la Asamblea Legislativa y la misma no se reúne hasta el 17 de agosto que es cuando comienza la Sesión. Nuevamente vemos una acción irresponsable y de improvisación por parte de los encargados de las finanzas del gobierno. Tengo que cuestionar otra vez por qué esos 275 millones de dólares no se destinaron exclusivamente al pago de la deuda y en cambio crearon un Fondo que a todas luces es un intento de barrilito ya que establecen que podrían ser utilizados para iniciativas de desarrollo económico, pero no se especifica qué tipo de proyectos y le dejan a la Asamblea Legislativa que los distribuya como entiendan”, sostuvo Seilhamer Rodríguez.

El senador indicó que “estas accionas siguen perpetuando la falta de confianza y credibilidad del mercado de inversiones, de los acreedores, los bonitas y el pueblo en general, hacia el gobierno. Aunque ayer debió hacerse la transferencia, es el primero de agosto cuando vence el pago de 90 millones de dólares a la Corporación de Financiamiento Público. Lo que debieron hacer, lo responsable y de sana administración era asignar a la PFC el pago correspondiente en la Resolución de Presupuesto, como tradicionalmente se ha hecho. Mientras continúa la improvisación y no hay un plan efectivo, siguen degradando al gobierno porque no ven la voluntad para cumplir con sus obligaciones y para impulsar la economía de la Isla. Lamentablemente la respuesta de esta administración ante la falta de liquidez y la crisis es establecer más impuestos y que el pueblo pague”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.