Insisten en demarcar Comunidades Especiales en sectores de Guaynabo

logo_guaynaboSAN JUAN  – La Resolución se aprobó luego de que el Tribunal de Primera Instancia emitiera una sentencia en el caso Municipio de Guaynabo v. ELA, KPE 2007-3775, que declaró ilegales las designaciones de las Comunidades Especiales en el Municipio de Guaynabo.

“La política pública del Fideicomiso y de esta administración será continuar apoyando y fortaleciendo las comunidades. No existen razones para que el Fideicomiso detenga el apoyo que brinda a estas comunidades. En las Comunidades Especiales del Municipio de Guaynabo se han invertido sobre veinte (20) millones de dólares en diferentes obras de infraestructura de vivienda, puentes, centros comunales, infraestructura sanitaria y vial, entre otras. El Municipio de Guaynabo recibió fondos directamente del Fideicomiso en el año 2012, para la realización de obras en las Comunidades que hoy impugna su designación, por lo que este acto levanta interrogantes sobre la intención del Municipio”, sentenció Alberto Lastra Power, presidente de la Junta del Fideicomiso Perpetuo de Comunidades Especiales en un comunicado de prensa.

El Fideicomiso fue creado para complementar los propósitos y los medios de la Ley Núm. 1 de 1 de marzo de 2001, conocida como la Ley para el Desarrollo Integral de las Comunidades Especiales, y uno de sus principales objetivos es desarrollar obras de infraestructura y proyectos de vivienda con el fin de propiciar una mejor calidad de vida y desarrollo social para las miles de familias que integran las comunidades designadas como Comunidades Especiales en Puerto Rico.

“Esa es nuestra misión y el mandato de Ley que cumplimos a cabalidad. Se trata de un mecanismo de justicia social y desarrollo económico y comunitario en los espacios más desventajados de Puerto Rico. Cuestionar la designación de una Comunidad Especial es un atentado al bienestar socioeconómico de las familias y, en última instancia del municipio mismo”, acotó Lastra Power.

“Es de todos conocido que el Municipio de Guaynabo ha intentado eliminar la prohibición de expropiación que es parte de la Ley de Comunidades Especiales. Esta acción en los Tribunales tiene como verdadero fundamento que no le aplique dicha prohibición de expropiar los terrenos en los que ubican estas familias, estas comunidades. Antes el Municipio había intentado sin éxito enmiendas a la Ley para poder utilizar el poder de expropiación forzosa. El Fideicomiso tiene un compromiso total con las familias y las comunidades, en particular con cualquier intento de desplazarlos de sus viviendas. La designación de Comunidad Especial brinda acceso a importantes recursos para financiar infraestructura e iniciativas de desarrollo económico para estas familias”, concluyó Lastra Power.

Ley Número 271 de 21 de noviembre de 2002, según enmendada, conocida como la Ley del Fideicomiso Perpetuo para las Comunidades Especiales, creó un Fondo Público en Fideicomiso, irrevocable y permanente, conocido como el Fideicomiso Perpetuo para las Comunidades Especiales, el cual constituye un cuerpo corporativo público con personalidad jurídica independiente y está adscrito al Banco Gubernamental de Fomento para Puerto Rico. La Ley impide que los Municipios puedan iniciar expropiaciones de los terrenos de una comunidad especial sin el aval de los residentes de las mismas.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.