Indignados ganaderos por “trato negligente” de EM a empleado vaquería Arecibo asesinado

Logo[1]SAN JUAN – El caso del empleado de una vaquería en Arecibo que fue asesinado con armas blancas ha dejado consternados a los ganaderos de esa región, primero por los hechos, y porque los técnicos de Emergencias Médicas que acudieron supuestamente se negaron a atender la víctima “por estar cubierto en excreta de res”, denunció el viernes, el presidente de la Asociación de Agricultores de Puerto Rico Héctor Iván Cordero.

El también ganadero de leche en Aguadilla, hizo un llamado al Gobierno a investigar la manera en que fue atendido el empleado de la Vaquería Tres Pisos en el barrio esperanza de Arecibo, quien sostuvo que en la noche del jueves recibió varios machetazos por un cuarteto de delincuentes enmascarados.

“Los empleados de la finca que fueron llegando y se encontraron con la escena lo tuvieron que limpiar con manguera, como si fuera una res, y subirlo a la camilla, porque los técnicos de emergencias médicas no se querían ensuciar, por lo que entendemos que no se le dio la calidad de atención que se merece”, sostuvo Cordero un comunicado de prensa.

Según informó, la víctima, Ángel Nieves Martínez, de 60 años, fue transportado al hospital Regional de Arecibo, donde luego murió.

Se informó de acuerdo con la investigación del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) del área de Arecibo, el jueves, entre las 11:00 de la noche y 11:15 de la noche, otro empleado de la vaquería que entraba entrando al turno de ordeño a esa hora, encontró moribundo a Nieves Martínez.

El empleado residía en un pequeño apartamento en los altos de las instalaciones y estaba a cargo de preparar el ganado y la seguridad del lugar, dijo el director del CIC Ángel Viera a los medios. También informó que en entrevista antes de fallecer explicó que fue sorprendido y agredido por los cuatro enmascarados cuando salió a buscar las vacas para llevarlas a la línea de ordeño.

Según informes de la Policía, Nieves Martínez tenía una herida abierta en la cabeza y otra herida de defensa en el brazo izquierdo. Aunque el móvil no ha sido establecido, la Policía se inclina a pensar que era robo y que el empleado posiblemente le hizo frente a los atacantes.

El presidente de los ganaderos indicó que esta escena tiene características similares a otro caso reportado el año pasado en la Vaquería Machado en el barrio Ciénaga de Camuy, donde siete enmascarados con armas largas y un revólver asaltaron a los empleados y huyeron con una guagua, un arrastre, decenas de novillas y baterías de vehículos, tras herir a uno de ellos. En este caso no hubo muertes, pero al empleado herido se le tuvo que amputar un brazo.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.