Gobierno no pagará para no “desvestir a otro santo”

FortalezaLA FORTALEZA – El director ejecutivo de la Oficina de Presupuesto y Gerencia (OGP), aseguró el lunes que debido al problema de liquidez que enfrenta el gobierno, el pago de más de 93 millones de dólares a la reserva de la Corporación para el Financiamiento Público (PFC por sus siglas en inglés) no se ha efectuado, y no previó que el dinero pueda estar disponible para el 1 de agosto, fecha en que formalmente vence el pago.

“Este es un trabajo en el que se están mirando todas las alternativas. Eso quiere decir; como maximizamos y como usamos ese dólar va a estar en función de las decisiones que tengamos que tomar en un momento dado. [Para] ese pago había que hacer la separación el 15 de julio, pero el pago en si vence el primero de agosto. Estamos mirando todas las alternativas, pero siempre enfocados en la liquidez y cuáles son las expectativas de ingresos, desde el punto de vista de lo que llega a la caja del Secretario [de Hacienda] en los próximos meses, y eso nos va a permitir tomar una decisión”, dijo Cruz evitando ser categórico en cuanto a si el gobierno podrá emitir el pago a PFC –una subsidiaria del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) –a tiempo.

Con igual vaguedad, Cruz evitó ser categórico en la actual disponibilidad de los fondos para efectuar el pago antes para la fecha de vencimiento, y reiteró el problema de liquidez y la proyección de recaudos que tiene el estado para los próximos meses. No obstante, Cruz admitió que el pago a PFC no se incluyó en el presupuesto aprobado, pero explicó que dicho pago, y alguna otra deuda, fue reasignada en un “fondo de desarrollo económico y/o pago de deuda”. Ese fondo cuenta con 275 millones de dólares, cuya utilización está condicionada a que se apruebe legislación específica para el propósito.

Pero, como director de OGP, Cruz tiene la discreción de reasignar fondos de distintas partidas, por lo que podría, de hecho, completar los 93 millones mediante reasignación y reponer los mismos a sus partidas originales cuando se recuperen los fondos mediante los recaudos del gobierno. Sin embargo,

“En el caso del presupuesto, hay partidas que se pueden mover… hay un espacio. Todo director de OGP en los últimos años ha tenido un espacio para hacer transferencias entre partidas, lo que pasa es que, no necesariamente puedes hacer una transferencia de 93 millones, o mover asignaciones de otros gastos”, dijo Cruz, quien volvió a recalcar el problema de liquidez del gobierno, esta vez para condicionar las posibles transferencias para las que efectivamente tiene autoridad de hacer.

Todo parece indicar que la administración del gobernador Alejandro García Padilla se encamina a no hacer el pago correspondiente a PFC en la medida en que, según ha informado el director de OGP, él mismo adelantó que no está en posición de hacer las correspondientes transferencias y que recalcó que para usar los dineros del fondo de desarrollo debe existir legislación que así lo autorice, por lo que el gobierno esperaría hasta que comience la nueva sesión de la legislatura a mediados de agosto para decidir que habrá de hacerse y/o a quien pagar.

Sobre la posibilidad de que no hacer el pago a PFC pueda provocar una mayor pérdida de confianza entre los inversionistas y acreedores de Puerto Rico, Cruz señaló que eso no debe ocurrir porque no se trata de un impago sobre una deuda asegurada, sino que se refirió a la obligación como “una deuda moral”.

“Técnicamente no [se incurre en un impago]. Este tipo de deuda se conoce como una deuda moral que depende de que haya una asignación para el pago. Es distinto a las obligaciones generales, es distinto a otras deudas que tienen una asignación particular o específica para el pago… es distinto a COFINA, por ejemplo… Es una deuda que depende de que haya una asignación en el presupuesto”, explicó Cruz, dando a entender que el no pagar no acarrearía consecuencias para Puerto Rico, aun cuando el gobierno aspira a renegociar su deuda con los bonistas.

En relación a la renegociación de la deuda pública, el titular de OGP debió reconocer que dicho proceso ni siquiera ha comenzado, sino que después de una primera reunión con un grupo de bonistas la semana pasada en Nueva York, el gobierno apenas se “está preparando” para renegociar. Pero en ese proceso de preparación el gobierno aun ni siquiera sabe –o sus portavoces se rehúsan a revelar –cuanto de la totalidad de la deuda se aspira a renegociar en función del anunciado plan de ajuste fiscal.

“Ese plan va a estar listo para el 31 de agosto. Ahí tendremos un cuadro claro de cómo será el proceso [de renegociación]… Ese proceso ya inició con una fase de preparación y hay reuniones continuas”, señaló Cruz.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.