García Padilla mete debajo de la alfombra la Asamblea de Status

El gobernador Alejandro García Padilla dijo el lunes que su interés es que el uso del cannabis medicinal en la isla se produzca lo más pronto posible.

El gobernador Alejandro García Padilla dijo el lunes que su interés es que el uso del cannabis medicinal en la isla se produzca lo más pronto posible.

SABANA GRANDE  – A pesar de que insistentemente se rumoraba que el gobernador Alejandro García Padilla propondría en su mensaje durante el aniversario de la Constitución del Estado Libre Asociado, la creación de una asamblea de “status”, el Primer Ejecutivo dejó esperando a quienes esperaban ese pronunciamiento y optó por hacer un llamado a la “unidad”.

García Padilla puso como ejemplo a líderes del pasado como Luis Muñoz Marín, Luis Ferré y Lino Padrón para sustentar su llamado.

“Mucho se dice sobre el desprendimiento patriótico de Muñoz Marín. Justo es. Muñoz renunció al noble ideal de la independencia impulsado por una honda convicción de que el estatus político debe servir a su gente, y no la gente al estatus político. Pero Ferré y Padrón Rivera también merecen distinción en el imaginario colectivo de nuestro pueblo. Ellos, sin renunciar a sus ideales, se supieron capaces de estampar sus firmas sobre un documento que sin duda habrán pensado imperfecto. Habrán sabido las consecuencias de su acto; el riesgo político y electoral al que se enfrentaban al apoyar la gestión de su opositor”, expresó García Padilla durante su mensaje.

Sin embargo, atacó a líderes de la oposición en la actualidad, que según él, expresan su disposición a trabajar juntos, pero “luego critican”.

“Trágicamente, noto en algunos políticos, que ante la realidad extraordinaria que vivimos, han asumido una actitud cotidiana. Como de usual, afirman estar dispuestos a trabajar unidos, pero luego viven de la crítica, fomentando la división de siempre de nuestra política partidista. Mi llamado a los políticos de todos los partidos es uno y es claro: ante retos de proporciones históricas, se requiere de nosotros voluntades de proporciones históricas. Ante una crisis gigante, unidad gigante. La patria nos impone a todos el deber de imitar el ejemplo de Muñoz, de Ferré y de Padrón; a que logremos hoy, para resolver los problemas de hoy, la unidad que nos permitió en el ‘52, resolver los problemas del ’52. Cuando la clase política se limita a nombrar a sus próceres, y no los imita, se sume a sí misma en el caldo de su propia hipocresía”, apuntó el gobernador.

Más adelante, García Padilla planteó que la situación del “status” político de Puerto Rico “desnuda el oportunismo político de algunos”.

“Lo cierto es, que aún si fuéramos un país soberano, como Grecia, o si viviéramos en un estado, como los habitantes de Detroit, en Michigan, nada lograríamos si no estuviéramos dispuestos a unirnos y a plantear soluciones puertorriqueñas a un problema puertorriqueño. Nos toca a nosotros, como nos tocó en el ’52. La responsabilidad es nuestra, las soluciones serán nuestras, Puerto Rico es nuestro. Unidos lo hemos hecho antes, unidos lo volveremos a hacer”, dijo.

A pesar de su postura de no tocar la asamblea de status, García Padilla dijo en su discurso que el Estado Libre Asociado “tiene que crecer”. No obstante, no entró en detalles sobre cómo se daría ese crecimiento.

“También es necesario reconocer que el ELA tiene que crecer. No puede ser que la Judicatura federal nos niegue la capacidad de legislar para reestructurar la deuda de Puerto Rico. No puede ser que el Ejecutivo federal se niegue a tratarnos en igualdad de condiciones en un programa, como el Medicare, para el cual pagamos en igualdad de condiciones. Y no puede ser que el Congreso obligue a que Puerto Rico pague más por los bienes que importamos, con tal de subsidiarle, al país más rico del mundo, su marina mercante. Pero que quede claro, el ELA, en la búsqueda de su pleno desarrollo, concilia dos de las grandes aspiraciones del pueblo de Puerto Rico: la de proteger nuestra identidad nacional, con la de mantener una relación estrecha, en unión permanente, con Estados Unidos. No permitiré que se menosprecie su dignidad ante otras alternativas, ni que se manche su historia como agente de unidad y progreso. La dignidad de las fórmulas de estatus no surge de planteamientos teóricos, surge de la voluntad de los pueblos expresada en las urnas. Surge de las manos que empuñan los lápices para votar”, aseveró.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.