Federales intervienen con casi una decena de indocumentados cubanos en Mona

fotoAGUADILLA  – Agentes federales del Negociado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) intervinieron con ocho indocumentados de nacionalidad cubana que desembarcaron en la mañana del martes en la isla de Mona.

“Los inmigrantes siguen poniendo sus vidas en riesgo innecesario por aventurarse hasta la isla de Mona sin conocer los múltiples peligros dentro de esa área”, afirmó Ramiro Cerrillo, Ramey jefe agente de la Patrulla Sector en un comunicado de prensa. “Reiteramos nuestra advertencia de los peligros de hacer un viaje tan peligroso”, añadió.

Señaló que después de ser procesados por admisibilidad en la Estación de Ramey de la Patrulla Fronteriza, el grupo de 8 cubanos recibirá una citación para presentarse ante un juez de inmigración para una vista dentro del Acuerdo Migratorio de 1995 y la ley de Ajuste Cubano de 1966.

Informó que con este grupo un total de 47 ciudadanos cubanos han sido transportados durante el mes de julio a través de la isla de Mona, un territorio estadounidense deshabitado que ubica a aproximadamente 68 kilómetros al oeste de Puerto Rico.

Los Vigilantes del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales Puerto Rico contactaron a la estación de la Patrulla Fronteriza en Ramey indicando que 8 inmigrantes indocumentados de nacionalidad cubana, todos hombres, llegaron hasta el destacamento de éstos situado en la isla de Mona, Puerto Rico.

Un Helicóptero UH-60M Blackhawk de CBP trasportó al grupo hasta Ramey para procesamiento dentro del ordenamiento inmigratorio federal.

El reciente anuncio de la Administración con respecto a Cuba no significa un cambio en la actual política de inmigración hacia Cuba, en virtud de la enmienda del 1995 de la Ley de Ajuste Cubano de 1966.

En el transcurso del año fiscal federal 2015 (del 1ero de Octubre al 30 de septiembre), la Patrulla Fronteriza en Ramey ha detenido a 488 inmigrantes indocumentados; 238 Cubanos, 104 Dominicanos, y146 Haitianos.

CBP mantiene una postura sólida en cuanto a la aplicación de nuestras leyes de inmigración a lo largo de las fronteras del país y las zonas costeras.

“Las personas que se aventuran a cruzar las 80 millas náuticas (130 kilómetros) entre Puerto Rico y República Dominicana, abordando una embarcación rústica e inadecuada, ponen en peligro no solo su vida, sino la vida de servidores del orden público de ambos países con la misión de rescatarles”, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.