Comisión senatorial verá estado del Caño Tiburones

Suministrada

Suministrada

EL CAPITOLIO  – La Comisión de Recursos Naturales y Ambientales del Senado realizará una inspección ocular este viernes, 17 de julio a las 10:00 de la mañana en la Estación de Bombas del Caño Tiburones, Sector El Vigía en Arecibo, para atender alegaciones de varios vecinos de la zona, con relación a las inundaciones.

“La vista ocular se realiza en virtud de la Resolución del Senado 120, que ordena a las Comisión de Recursos Naturales, Ambientales y Asuntos Energéticos a llevar a cabo investigaciones continuas sobre los diversos problemas ambientales y amenazas a la integridad de nuestros recursos naturales; así como a los sistemas de producción y transmisión de energía alrededor de todo el territorio de Puerto Rico”, explicó el senador Cirilo Tirado Rivera, presidente de la Comisión de Recursos Naturales del Senado en un comunicado.

Indicó que a la inspección ocular se convocaron a oficiales del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) a cargo de las bombas, así como del Municipio de Arecibo, legisladores y personal del Vertedero de Arecibo.

El legislador detalló que la Estación de Bombas del Caño, administradas por el DRNA se activan en momentos de mucha lluvia, precisamente para evitar inundaciones en la zona, puesto que en el Caño desembocan el Río Grande de Arecibo y el Río Grande de Manatí. Aunque se le conoce como el Caño Tiburones, su nombre no guarda relación con la existencia de estos vertebrados acuáticos. Esta reserva natural, bajo el cuidado del DRNA, es el humedal estuario más grande de Puerto Rico, donde se permite la pesca y la práctica de deporte del kayak.

Aunque en la actualidad el Caño Tiburones lo integran alrededor de 7,000 cuerdas, solo 3,425 están designadas como reserva natural y bajo la tutela del DRNA. Las demás están en manos de la Autoridad de Tierras (AT). El Caño es hábitat de al menos 200 especies de aves, 26 familias de insectos, seis de reptiles, nueve de crustáceos, 21 especies de peces, que incluyen nativos, endémicos, migratorios y en peligro de extinción. Durante un viaje por el lugar, es común observar gallaretas comunes, garzas, viudas y pelícanos pardos, entre otras especies.

Finalmente, Tirado Rivera indicó que originalmente el Caño era una laguna llana salobre, parecido a la laguna Tortuguero. Esta franja de humedales costaneros fue alterada en la década de 1940 mediante la construcción de canales de desagüe y estaciones de bombeo, con el propósito de secar los terrenos y crear áreas adicionales para el cultivo de la caña de azúcar, Desafortunadamente, la falta de conocimiento de la hidrología del Caño resultó en la salinización de los canales y terrenos, fracasando la actividad agrícola.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.