Bernabe dice gobierno de AGP se niega a aprender de la experiencia griega

200px-PPTlogo2SAN JUAN  – El portavoz del Partido del Pueblo Trabajador (PPT), Rafael Bernabe denunció el martes, que el gobierno actual no acaba de aceptar que las medidas de austeridad que se propone tomar son similares a las que llevaron a Grecia al colapso de su economía y a graves sufrimientos para su pueblo, por lo que Puerto Rico se arriesga a enfrentar consecuencias similares por no aprender de esa experiencia.

Así reaccionó a las declaraciones del gobernador Alejandro García Padilla en torno a que el caso de Puerto Rico es distinto al de Grecia y en las que afirmó que las acciones de su gobierno buscan evitar una situación similar. Según Bernabe, el gobernador parece no entender la historia reciente de Grecia y las importantes lecciones que contiene para Puerto Rico.

“De hecho, puede decirse que las políticas que el García Padilla impulsa en este momento, tanto sobre la deuda como sobre el déficit y la economía, son precisamente las que agravaron la crisis en Grecia a partir de 2010. En ese año el gobierno griego fue incapaz de pagar su deuda. ¿Qué política se adoptó en ese momento por recomendación del FMI? Se negoció un alivio al pago de la deuda y se impuso una política de austeridad que incluyó reducción del gasto público, de los salarios y de las pensiones, así como privatizaciones e impuestos al consumo. ¿Qué está proponiendo el gobierno en la actualidad? Lograr un aplazamiento acordado del pago de la deuda e imponer las políticas de austeridad y anti obreras que contiene el Informe Krueger, elaborado por una exdirigente del FMI. ¿Cuáles fueron las consecuencias de esa política en Grecia? Profundizaron la depresión y empobrecieron al pueblo hasta el punto de que Grecia volvió al impago en 2012. ¿Qué resultado podemos esperar en Puerto Rico? El mismo precisamente”, aseguró en un comunicado de prensa.

El ex candidato a la gobernación insistió en que es necesario abrir una verdadera renegociación de la deuda y atacar los problemas estructurales de la economía, que el Informe Krueger menciona pero identifica equivocadamente.

“El gobierno debe ser consecuente con sus declaraciones. Dice que la deuda es impagable pero la sigue pagando. Dice que el pueblo ya se ha sacrificado y que ahora otros tienen que sentarse a la mesa del sacrificio, pero sigue imponiendo sacrificios al pueblo. Dice que los bonistas o intereses que no entienden que deben colaborar con Puerto Rico se enfrentarán a la oposición unida de su pueblo, pero no le pone dientes a esa declaración”, señaló.

Bernabe expresó que “en el PPT nos preocupa que lo que el gobierno llama renegociar la deuda se limite a acomodarse a los alivios que los acreedores consideren tolerables y que se someta al país a las políticas de austeridad ya indicadas. Eso, como dijimos, fue lo que se hizo en Grecia en 2010 y 2012, con las consecuencias terribles que todos conocen.”

Por otro lado, el profesor universitario criticó que “el gobierno ha mantenido una actitud pasiva, esperando que el Tribunal de Boston haga algo, que el Congreso haga algo, que Casa Blanca haga algo, que los fondos de ubicación o fondos buitres entiendan. Pero preguntamos ¿qué se pretende lograr con la ley de quiebra criolla o la inclusión de Puerto Rico en la ley de quiebras federal? Se trata, suponemos de poder declararse insolvente y de ese modo paralizar los pagos a los acreedores en lo que se negocia un acuerdo que permita lograr un ‘fresh start’, como dice la ley federal, un nuevo comienzo para el deudor. Los acreedores han combatido esas opciones. Nos parece que si los acreedores le han cerrado el paso al gobierno, entonces el gobierno tiene que abrirse paso para el bien de nuestro pueblo. Lo que desea lograr a través de aquellos medios puede hacerlo suspendiendo los pagos cuando sea necesario y convocando a los acreedores a una negociación, a la vez que organiza una auditoría de la deuda. Si no existen reglas para este proceso, toca al gobierno tomarse la iniciativa e iniciar un proceso de negociación con reglas formuladas para ese fin. Si queremos llamar atención al Congreso, a los bonistas y a la misma Casa Blanca de que es necesario atender la situación de Puerto Rico, no existe mejor manera de hacerlo que con una suspensión de pago, una auditoría de la deuda y el inicio de una negociación. Como indicamos: el Gobierno debe establecer que se está ateniendo a los mismos principios encarnados en la ley de quiebra federal. Y debe señalar que es inaceptable que se pretenda someter a Puerto Rico a la servidumbre de la deuda o a la voluntad de los acreedores, que los deudores también tienen derechos y que el gobierno de Puerto Rico hará todo lo posible por afirmarlos.”

Finalmente, Bernabe reiteró el rechazo del PPT a las medidas anti obreras del Informe Krueger. “El problema de Puerto Rico no es, a pesar de que tanto se repite esa idea, un gasto público excesivo o un gobierno demasiado grande. La matemática dice lo contrario. El problema estructural de la economía de Puerto Rico es el hecho de que la riqueza que aquí se genera no se reinvierte en Puerto Rico. Eso es lo que tenemos que transformar”, indicó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.