Seilhamer: “Cierre abrupto del Senado demuestra falta de cohesión entre los Cuerpos Legislativos”

seilhamer_noticel-300x1501EL CAPITOLIO – El portavoz del Partido Nuevo Progresista (PNP) en el Senado, Larry Seilhamer Rodríguez adjudicó el martes, el cierre “Sine Die” de la Sesión Ordinaria del Senado ocho horas antes de que culminara el último día de aprobación de medidas a “la falta de unión de propósito, comunicación y cohesión de los presidentes de ambos Cuerpos Legislativos”.

Además sostuvo que “es otra muestra de la falta de liderato del gobernador, Alejandro García Padilla, quien se mantiene fuera de la discusión y la agenda legislativa”.

“Aunque existe una separación entre los poderes Legislativo y Ejecutivo, ambos tienen que funcionar de forma coordinada para que haya resultados efectivos. Desde que comenzó esta administración, el gobernador está por un lado y la Cámara y el Senado cada cual en lo suyo. La evidencia de esto es que hoy cuando ni siquiera la Cámara de Representantes había comenzado sus trabajos, el Senado levantó la Sesión Ordinaria “Sine Die”, lo que quiere decir que no aprobarán más medidas y que regresan en agosto, si es que el gobernador no convoca una sesión extraordinaria”, indicó Seilhamer Rodríguez en un comunicado de prensa.

El senador añadió que en el último día de Sesión el Senado optó por culminar sus trabajos dado que la Cámara intentó imponer medidas sin la previa consulta ni consenso entre los Cuerpos.

“Es lamentable que en un momento tan crítico como el que vive Puerto Rico y en el que el propio gobernador pide unión de la oposición política, el partido que gobierna no pueda tan siquiera ponerse de acuerdo en la aprobación de medidas. García Padilla demuestra también que no tiene control sobre la administración del gobierno cuando desconoce lo que acontece en su conferencia legislativa.

Del mismo modo, reiteró que “el Comité que creó el gobernador en el que nombró a los presidentes legislativos y a miembros del Ejecutivo como Melba Acosta, César Miranda y Víctor Suárez es una burla al pueblo, al ser parte de las personas que en 30 meses no se han puesto de acuerdo y han fracasado en su gestión. Por otro lado, la designación de los presidentes legislativos en un Comité de la Rama Ejecutiva violenta la separación de poderes y los coloca en acciones conflictivas al decidir en una mesa lo que luego tendrán que evaluar en la Asamblea Legislativa. Dicha acción me parece que es más bien un castigo a los presidentes legislativos por haber rechazado en el pasado medidas del Ejecutivo como fue el Impuesto de Valor Añadido (IVA)”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.