Se reduce el flujo de agua en las cuencas que suplen principales embalses

DRNA (Logo)SAN JUAN  – El flujo de entrada de agua en las cuencas hidrográficas que suplen a los principales embalses se redujo más en las últimas semanas hasta llegar a niveles por debajo de los mínimos históricos, informó el miércoles, la secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Carmen Guerrero Pérez.

Guerrero Pérez indicó que un análisis de las estaciones que opera el Servicio Geológico federal (USGS, por sus siglas en inglés) para el DRNA y otras agencias, en 22 ríos muestran que 12 están por debajo del flujo mínimo histórico y todos están por debajo de la mediana desde hace varias semanas consecutivas, particularmente en la sección este del país.

En el caso de la Cuenca del embalse Carraízo, el conjunto de seis ríos tributarios tenían una entrada de 30 millones de galones diarios (MGD) al inicio del racionamiento. Pero, actualmente ese flujo ha disminuido a cerca de 20 MGD.

El río Grande de Loíza en San Lorenzo refleja un flujo actual de 3.037 MGD y el histórico era de 3.166. En ese mismo cuerpo de agua aguas abajo del embalse, el flujo actual es de 0.401 MGD, cuando el mínimo histórico era de 0.304. Reflejan esa misma situación los tributarios Cayaguas, Turabo, Valenciano, Gurabo y Cañas.

“Buena parte de los ríos en la mitad este del país continúan presentando flujos por debajo de las medianas históricas, lo cual contribuye al descenso de los embalses y limita los caudales de agua que pueden ser aprovechados por AAA para brindar el agua que utilizamos en nuestro diario vivir. Mientras continue el panorama de tiempo seco y poca probabilidad de lluvia, nuestros ríos no podrán recuperar sus flujos, los embalses no podrán recuperar sus niveles y nuestros acuíferos verán más limitadas sus opciones de recarga”, explicó la secretaria.

Dijo que el río Bayamón, tributario del embalse de Cidra, tiene un flujo actual de 0.019 MGD y el dato de mínimo histórico era de 0.058 MGD.

El río Canóvanas tiene una entrada de 2.391 MGD y el flujo histórico era de 1.357 MGD. En el caso del río Icacos el flujo actual es de 3.425 MGD y el histórcio era de 2.456.

En el caso del río La Plata (en Comerío) el flujo actual es de 5.686 MGD y el histórico es de 4.265. No obstante, la mediana es de 31.663 MGD. De igual manera, pasa con Guadiana, en Naranjito, otro importante tributario del embalse La Plata.

La planificadora explicó que en muchos casos se extrae más agua de la que entra mediante las escorrentías de lluvia a los ríos y embalses.

“La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) hizo sus estimados de días de agua disponible calculando el flujo que estaba entrando al empezar el racionamiento, ahora al llegar menos agua, la situación continúa complicándose y las proyecciones de la AAA ahora están modificándose para integrar estos cambios en los flujos mínimos”, expresó la titular.

Por disposición de la Ley de Aguas de Puerto Rico, el DRNA autoriza los diversos usos del líquido en las fuentes de agua superficiales (embalses, ríos y quebradas) y subterráneas (pozos en los acuíferos) y ofrece análisis sobre el comportamiento de los cuerpos de agua a través de la Oficina del Plan de Agua.

Desde el año pasado, un equipo de expertos de manera voluntaria se constituyó en el Comité Técnico de Sequía que asesora al DRNA y las demás agencias durante la sequía. Esta semana se traerá a consideración del comité el cambio en el flujo mínimo de la entrada de agua en las cuencas.

Guerrero Pérez recalcó que estas manifestaciones de la sequía hidrológica son cónsonas con lo que planteó el Monitor federal de Sequía el jueves pasado cuando subió a 13 los municipios bajo la clasificación de sequía severa (D-2), principalmente en el centro y el este de la isla.

Los municipios bajo sequía severa son: Bayamón, Naranjito, Guaynabo, Cidra, Aguas Buenas, Comerío, Caguas, San Lorenzo, Gurabo, Juncos, Las Piedras, Canóvanas y Carolina.

Además, la sequía moderada (D-1) se amplió a todos los municipios del este y sureste hasta Santa Isabel y la clasificación de atípicamente seco (D-0) ahora comprende el noroeste de la isla hasta Quebradillas.

A nivel hidrológico, más de una veintena de cuencas están afectadas por la sequía.

Un 59.24 por ciento del territorio de Puerto Rico se encuentra bajo condiciones de alguna de las clasificaciones de sequía, para un total de 1,556,196 personas afectadas en 58 municipios. El 25.1 por ciento de la isla está en la sección de atípicamente seco, un 27.77 por ciento en sequía moderada y el 6.4 por ciento en sequía severa.

“En estos momentos, Puerto Rico experimenta los tres tipos de sequía, la metereológica, la agrícola y la hidrológica”, resaltó la secretaria.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.