Prohibirían neveritas de “foam” en playas y cuerpo de agua

imagesEL CAPITOLIO – El representante por el distrito 40 de Carolina, Ángel Matos García, informó el miércoles que radicó el Proyecto de la Cámara 2545, para prohibir el uso y venta de las neveras portátiles de poliestireno o “foam” en las playas y cuerpos de agua de Puerto Rico.

“Las neveras portátiles de poliestireno o ‘foam’ se han convertido en uno de los desperdicios sólidos más comunes encontrados en las playas y cuerpos de agua de Puerto Rico, particularmente luego de actividades multitudinarias. Por años se ha proliferado la venta de neveras portátiles de poliestireno para utilizarlas en las playas o cuerpos de agua a través de Puerto Rico con ofertas promocionales al consumidor que incluyen una nevera portátil de poliestireno con hielo y una variedad de bebidas alcohólicas. Como resultado de esto y debido a la noción de que estas neveras portátiles son desechables, la práctica se ha convertido en que muchas personas irresponsablemente dejan estas neveras en las playas y cuerpos de agua de Puerto Rico luego de haberlas utilizado”, destacó Matos García en un comunicado de prensa.

Detalló que el poliestireno es un polímero termoplástico que se obtiene de la polimerización del estireno monómero. Existen cuatro tipos de poliestireno con diferentes usos. El poliestireno utilizado en las neveritas portátiles desechables es el poliestierno expandido (EPS, siglas en inglés). Este consiste en 95 por ciento de poliestierno y 5 por ciento de un gas que forma burbujas que reducen la densidad del material. Debido a las propiedades de su estructura, el poliestireno expandido se utiliza como aislante de temperatura, puede mojarse sin perder sus propiedades aislantes y al tener una baja densidad tiene un peso bien bajo. Es por esto que el poliestierno expandido es un material bien frágil y económico que redunda en que los consumidores lo consideren como un producto desechable.

“El uso irresponsable de neveras portátiles de poliestireno en las playas y cuerpos de agua en Puerto Rico por algunas personas, además de crear un problema de basura en la isla, redunda en un daño significativo a la vida marina. Por otro lado, al dejar neveras portátiles de poliestireno o foam en las playas, el viento y la marea se encargan de llevárselas mar adentro. De igual forma hay que tener en cuenta que gran parte de los desperdicios que desechan irresponsablemente en tierra firme van a parar al ambiente marino a través de escorrentías y de corrientes de ríos y quebradas”, sostuvo.

El legislador dijo además, que en el mar, el daño que esto puede causar es significativo. Una vez llega al mar, por su densidad sale a flote y los peces y animales lo confunden con comida. “Por estas y otras razones, es bien importante minimizar el vertimiento de estas neveras en vertederos y es aún más importante evitar su descarga en el mar”, finalizó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.